Farándula inmobiliaria.

A fines del 2007 el empresario mediático Federico Fasano le vendió su bunker sobre uno de los lagos carrasquences a su par aeroportuario Martín Eurnekian. Y, según nos contó un pajarito, el presidente de la República acaba de cerrar la compra de la casa de la periodista Neneta Marín, en pleno Carrasco. Las cifras: top secret.