Y2K vs. Old Money (dos estilos opuestos que toman relevancia en la industria de la moda actual)

Ambas estéticas dejaron una huella significativa en la sociedad actual, aunque de formas diferentes. El estilo old money impactó a través de la revalorización de la elegancia mientras que el aesthetic Y2K capturó la atención de la generación más joven que se siente atraída por la estética futurista característica de los 2000.

Image description

En la industria de la moda los últimos años se caracterizaron por el resurgimiento de estilos que evocan épocas pasadas. Dos de las tendencias más destacadas en la actualidad –instaladas por marcas de lujo y luego continuadas por cadenas de venta de ropa–, responden a las estéticas old money (año 1980) y Y2K (año 2000).

El estilo old money toma como base la forma de vestir de la alta sociedad por lo que se caracteriza por el uso de prendas elegantes. Quienes siguen esta estética apuestan por los cortes clásicos y los colores neutros, centrándose en la atemporalidad.

Por el contrario, Y2K es un estilo que está caracterizado por el uso de colores brillantes, estampados atrevidos y prendas ajustadas. Este estilo evoca una sensación de nostalgia por una época en la que la tecnología comenzaba a despegar y los sueños del futuro parecían más cerca que nunca.

Actualmente, tanto celebrities como influencers abrazan estas dos tendencias de moda. Algunas con su ropa buscan reinterpretar a íconos clásicos de la historia, como la princesa de Gales, Lady Di, y otras apuntan a revivir la estética de figuras de la cultura pop, como la cantante Britney Spears.

La esencia del old money se ha ido popularizando gracias a personajes públicos que aparecen con una imagen impoluta en sus eventos sociales, como la influencer Sofía Richie. Ella se convirtió en la it girl del momento gracias a sus apariciones en redes sociales. Entre su contenido destacan las fotos y los videos de sus looks que traspasan fronteras e inspiran a mujeres de todo el mundo.

Otra exponente del estilo old money es Hailey Bieber, que en sus últimas presentaciones en público optó por outfits elegantes con prendas de cortes clásicos y colores sobrios.

También hay marcas de moda de lujo que se definen por este estilo clásico como Christian Dior, Giorgio Armani, Gucci, Ralph Lauren y Tommy Hilfiger. Además, prendas del estilo old money se pueden encontrar en tiendas second-hand: esta tendencia se ha convertido en una forma de desafiar la cultura de consumo desechable, promoviendo la compra de prendas de calidad que perduren en el tiempo.

La moda Y2K es aún más popular en redes sociales. Entre las diferentes figuras exponentes de este estilo destaca la modelo Bella Hadid, que está trayendo al presente prendas como pantalones de tiro bajo –ya sean jeans anchos, cargos o pantalones de tela–, tops y accesorios de estilo futurista.

Dua Lipa también es fiel representante de la estética de los 2000. Tanto en sus conciertos como en eventos públicos y en redes sociales apuesta por este estilo: es habitual verla utilizando prendas de colores brillantes, estampados atrevidos y transparencias.