Los comercios que aceptan tarjetas de débito no podrán exigir un mínimo en la compra para aceptar el pago a través de medios electrónicos.