¿En tu oficina tienen extinguidores?