En Francia se están dando pasos para, si hay el apoyo suficiente, aprobar una ley con la que los correos de trabajo fuera de la jornada laboral quedarían ilegalizados. Se aplicaría a todas las empresa