El gobierno está analizando si suscribirse al Convenio 158 de la OIT que propone la terminación de contratos laborales sin “causa justificada”.