El Mundo de las Mangueras, con su Directora Alicia Aprahamian

(Por Daniel Castro Veiga) En nuestra sección “Un Día en...”, que llevamos adelante gracias al apoyo de JB Home & Office y UES conocimos el lugar de trabajo de Alicia Aprahamian, Directora del Mundo de las Mangueras. Leé la nota para saber lo que nos contó…

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

“La empresa la fundó mi papá y la empezó de la nada. A partir del rubro en el que estaba, vió que había un nicho de mercado que no estaba contemplado para la clientela. Empezó con un local mucho más chico y nadie abría los mediodías ni los sábados, el empezó a hacerlo. Lo principal fue el trato con el público y que lo que la gente quisiera, se lo solucionaba. No se nos ocurre ser de otra manera, es tu cliente y le damos lo que necesitan”.

“Nunca se me ocurrió tratar mal, no ayudar o no darle la solución a la gente, no solo en el trabajo, sino también con la familia y los amigos. Creo que eso fue lo que hizo que durante más de 40 años sigamos y nos posicionemos en un lugar de reconocimiento. Tenemos un nombre”.

“En el presente se diversificaron los rubros. Tratamos todos tipos de públicos, desde un ama de casa hasta una industria petrolera. La idea es que todos consigan lo que necesitan aquí”.

“Mi papá puso una sucursal en Maldonado, que también empezó de 0. Yo me quedé acá, donde ya había movimiento y me encargo de mantenerlo e intentar levantarlo aún más”.

El Mundo de las Mangueras es un nombre que fue quedando, pero hoy lo que vendemos de mangueras, accesorios y herramientas, es el 50% de nuestra venta. Desde cualquier industria, todo lo que lleva, está contemplado. Incluso en Maldonado hay más variedad, porque manejan además tornillería, entre otras cosas”.

“Tenemos desde precintos de plástico hasta mangueras hechas con acero para uso industrial. Incluso máquinas de prensar. Intentamos tener la mayor cantidad de soluciones posibles”.

“Nosotros siempre apostamos a la producción nacional. Por lógica, la prioridad la tiene el fabricante nacional. Siempre estamos peleando por una cuestión de costos, lo que sale lo importado o lo nacional. Hoy tenemos productos de todas partes del mundo. No nos quedamos con China, hay una forma de trabajar donde es preferible la calidad. A lo bueno le intentamos bajar lo más posible los precios de venta, por ahora vemos que está funcionando, porque la solución no es hacer un cambio que sale barato y que al año lo tengas que arreglar”.

“Los años y la vida te enseñan que, a la larga, lo barato es caro. Hoy las cosas son más caras porque están hechas de otra manera, con otra calidad y seguridad. No es por los impuestos, ni los fletes o el transporte”.

“De una conexión, te ofrecemos 4 o 5 opciones dentro de los materiales o el origen. El cliente puede definir. Lo que sí sabemos, es que no va a tener ningún problema posterior. Nunca tuvimos ese problema, aparte sería una vergüenza muy grande para la familia. No se nos ocurre vender algo que sepamos que pueda fallar. Además si haces eso, en un país tan chico con tantos altibajos en la economía, no aguantas”.

“Hay empleados directos e indirectos. Hoy estamos en un recambio de empleados de adentro, que salen a vender a la calle. Nosotros vendemos minorista, mayorista, consumidor final y a la industria que recién empieza”.

“Somos descendientes de armenios. En mi casa toda la vida se hablaba de la familia, la cultura y el trabajo. Cuando entré a facultad, había clase de marketing, para mi era algo obvio. Por lógica, al cliente le preguntas qué necesita y le ofreces algo más. Lo de marketing fue algo natural”.

“Todo lo empezó mi papá yendo cancha por cancha de fútbol a ver los partidos y a hablar con las directivas, para definir dónde iban o no iban los carteles. Además ideó las publicidades animadas de televisión y el muñeco “Rubito”. En este momento, mi padre está en una etapa de su vida donde quiere aprovechar los espacios que tiene “Rubito” en las tandas de los diferentes eventos deportivos, no para vender sino para transmitir valores, de familia y de educación. Es lo que hay que hacer, está todo muy perdido e indirectamente, le llegas al padre o al abuelo de ése joven al que queremos inculcarle un poco de eso”.

“Cada etapa de su vida fue llevando a mi padre por donde debe ser. En esta etapa, está en la parte de la Responsabilidad Social Empresarial. Ahora estaba en tratativas para mandar a hacer varios muñecos para que cada vez que vengan familias con hijos, regalarlos. Indirectamente es una publicidad. Su fin hoy, no es la empresa, es ver la sociedad e impulsarla hacia adelante”.

“Nosotros nos planificamos pensando ya en 3 o 4 años. Ya tenemos proyectos según quien gane o pierda, cómo va la economía. También miramos a los costados. En ningún momento se nos ocurre no planificar. Para nosotros es innato. Tenemos que seguir, agrandar y diversificar los rubros. Yo tengo 3 hijos, el que quiera seguir este camino, que lo haga pero sabiendo que hay que anexar cosas, esté como esté el país o la situación”.

“La mentalidad de mantenerse, te achica. Siempre es a más. Las situaciones económicas críticas son las que más ayudan a pensar. La idea es siempre ir a más y de cara al futuro, diversificar el rubro acompasando los cambios sociales que se presenten. Hoy la generación de jóvenes, todo lo miran o lo compran por internet. En nuestro caso es complicado, porque el 80% de los que vienen a comprar, no conocen lo que tienen que comprar. Necesitan asesoramiento, preguntan y les explicamos”.

“No hay más opción que salir a la calle a buscar al cliente y a ofrecerle el servicio. Los canales de venta cambiaron totalmente en cuestión de 10 años. Incluso la parte publicitaria, donde muchas publicidades ya van por otro lado, como Facebook e Instagram. Uno puede pensar que un hombre de 60 años, que trabaja arreglando un barco, no va a recibir esos mensajes, pero seguramente su compañero de 30 si lo verá”.

“Así como cambia la mentalidad, la edad y la forma de ver el mundo de nuestros clientes, la directiva y la gerencia, también tiene que cambiar la forma y la modalidad de venta. Todo tiene que acompañar, de lo contrario, no se le da lo que nos piden”.

“Nos enseñaron que el trabajo es tu forma de vivir y lo que te hace sentir “ser alguien”. Puede ser en esto, puede ser trabajando en tu casa o cuidando a tu nieto, pero es algo que no se puede dejar”.

Gracias a quienes nos acompañan:

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: