La pandemia hizo revitalizar el negocio de los seguros a la hora de viajar (el perfil del viajero uruguayo de Assist Card)

Este año Assist Card cumple 50 años y en InfoNegocios aprovechamos para dialogar con Raúl Schiaffarino, gerente general de Assist Card Uruguay, acerca de esta compañía que, actualmente, cuenta con 74 oficinas en el mundo y tiene presencia en los 10 principales aeropuertos de América Latina, brindando servicio directo en más de 190 países con más de 1.000 colaboradores.

Image description
Image description

De los estudios de intencionalidad de viaje de Assist Card de los últimos meses se desprende que la protección médica en viajes internacionales dejó de ser una opción que muchos evadían para reducir costos y se convirtió en una necesidad. Prueba de esto es el aumento de las consultas y las ventas de asistencias que tiene la compañía hacia destinos internacionales en los últimos meses, motivados por el avance del plan de vacunación, la flexibilización de las restricciones a los viajes y la reapertura de las fronteras. De esto y de otros temas InfoNegocios dialogó con Raúl Schiaffarino, gerente general de Assist Card Uruguay.

¿Cuál es el mayor diferencial de Assist Card respecto a otras empresas del mismo rubro, qué los hace líderes y por qué piensa que las personas terminan seleccionando esta firma y no otra?

Assist Card brinda asistencia integral en viajes, y desde hace 50 años se consolida como el mejor aliado de los viajeros, siendo líderes fundacionales de la categoría en toda la región latinoamericana. La principal diferencia entre los seguros y las asistencias radica en la forma de prestación de las coberturas, ya que mientras la asistencia al viajero brinda la prestación de manera directa en el momento del evento, un seguro de viaje solo reembolsa las sumas gastadas por el asegurado, de manera posterior al evento, hasta los límites de cobertura. Consideramos que, desde sus inicios, Assist Card supo adaptarse al constante cambio de las necesidades, requerimientos y tendencias de viaje. Ofrecemos una amplia variedad de productos que van desde la cobertura por US$ 60.000 a US$ 3 millones, y que el viajero lo puede contratar bajo dos modalidades: diaria o de múltiples viajes en un año. Brindamos asistencia ante imprevistos médicos, como puede ser el COVID-19, y no médicos como puede ser la pérdida y localización del equipaje. Los productos se pueden complementar con servicios adicionales que se denominan “add on” y que pueden ser la cobertura de enfermedades preexistentes, la asistencia para viajes con mascotas o para deportes, entre otras.

¿Qué desafíos tiene la empresa para 2022 y cómo se sitúa nuestro país en esa proyección?

Como los líderes, Assist Card tiene la obligación de fijar la visión y futuro de la industria, por eso trabajamos para continuar apoyando la reactivación del turismo y seguir posicionándonos como el mejor aliado de los viajeros. El 2022 es un gran año para la compañía, ya que celebramos nuestro 50 aniversario de trayectoria ininterrumpida, cuidando de nuestros viajeros para que cada día viajen más tranquilos. Con la paulatina reactivación de la economía y la apertura de fronteras en países de la región y a nivel mundial, vemos una mayor penetración a nivel regional, donde en los últimos tres meses de 2021 la contratación de nuestros productos creció en más de un 200%. Además, como consecuencia de esta tendencia creciente en la contratación, y sumado al incremento de contagios provocados por la nueva variante Ómicron, también observamos una mayor tasa de uso de nuestros productos de un 100% desde finales del 2021. Ahora bien, para 2022 esperamos continuar apoyando la reactivación en la industria del turismo y proyectamos crecer en ventas un 40% durante el año. Creemos que este año el camino está en ampliar la experiencia de autogestión de nuestros productos para que los clientes puedan administrar sus requerimientos de una forma aún más autónoma y que su vínculo con la compañía sea cada vez más personalizado, ágil y 100% digital. Siempre hemos entendido y creemos firmemente que la innovación y la agilidad para responder a contextos desafiantes forman parte de nuestro ADN. Con este espíritu de innovar para dar respuesta a nuestros viajeros lanzamos Covid Extra, un producto que cubre aquellos imprevistos no médicos que pueden presentarse en caso de un diagnóstico positivo del titular o de su acompañante. En esta línea, para aquellos clientes que hayan sido diagnosticados con coronavirus positivo previo al inicio de sus viajes, podrán realizar la cancelación total por verse imposibilitados a viajar, al igual que contar con el reembolso de varios de sus gastos no gozados como las excursiones, eventos o espectáculos contratados con anterioridad. Además contempla complicaciones que se presentan una vez estando en viaje, como la diferencia de tarifa o penalidad por cambio de fecha del ticket, ya sea por viaje retrasado o regreso anticipado, o cuarentena obligatoria. Por último, sumamos un nuevo beneficio orientado a facilitar el acceso a los test PCR, que hoy en muchos países es un requisito para poder ingresar.

¿En el escenario general qué porcentaje de participación tiene Uruguay, ya sea en términos de cobertura, de facturación o de prestaciones?

Desde el punto de vista del volumen de facturación respecto a los países de la región, Uruguay ocupa el sexto lugar en el ranking, posición claramente influida por el mercado de viajeros que tenemos, pero potenciada por el muy buen nivel de imagen que tiene la marca, lo que la lleva a tener una excelente penetración y así mejorar su posicionamiento general. Por otro lado, en términos de las prestaciones, Uruguay es uno de los principales destinos en temporada, lo que nos ubica en la posición número cuatro en ese periodo.

¿Cómo afectó a la compañía, en términos generales o de Uruguay, el peor momento del COVID-19, dónde estuvo el mayor vacío?

En el peor momento de la pandemia todo el sector de servicios relacionados al turismo vivió una etapa muy difícil porque se redujo a gran escala el turismo a nivel mundial. Ya no había viajes a casi ninguna parte del mundo, muchos hoteles debieron cerrar, varias compañías aéreas debieron reducir sensiblemente sus frecuencias y la gente estaba muy asustada y canceló, postergó o reprogramó sus proyectos de viajes. Por lo que, sin dudas eso afectó mucho a la compañía como a todo el sector turístico. Favorablemente, estábamos en condiciones para afrontar una crisis como esta y eso fue una gran fortaleza, que tanto los clientes como el mercado en general, valoró mucho cuando todo se comenzó a reactivar, y además, volvimos a esta reactivación con un contexto nuevo en donde la cobertura en viajes ya no es una opción sino una condición para viajar.

¿Y en qué momento el COVID-19 dejó de ser para la empresa un problema y se convirtió en una oportunidad?

Cuando empezó a reactivarse el sector vimos una mayor concientización que respondía a dos tendencias: por un lado, la obligatoriedad gubernamental con las exigencias de cada destino, y por otro, que la gente a raíz de la problemática de los varados vio la importancia de contar con una asistencia al viajero. En ese contexto, Assist Card vio la oportunidad de una agilidad organizacional y pudo capitalizar ese contexto. En este sentido, comenzamos a flexibilizar nuestra asistencia y a vender nuestros productos a quienes quedaron varados garantizando las coberturas hasta su regreso, incluyendo el COVID-19, algo que anteriormente estaba por fuera de nuestras condiciones generales.

¿Qué tendencias o cambios de consumo o uso trajo la pandemia en nuestro país?

La pandemia ha transformado las experiencias de viajes en algo totalmente distinto, derivando una serie de cambios en el comportamiento de los viajeros que, si bien observa algunos aspectos temporales, consolida tendencias que ya se evidencian, por ejemplo, entre los viajeros de negocios. En este sentido, hoy la salud es aquello en lo que nadie volverá a escatimar, por lo que conscientes de los altos costos del sistema de salud en el exterior y del viajar en tiempos de pandemia, el papel de las asistencias en viajes quedó revalorizado, sobre todo para las empresas que deben organizar este tipo de viajes.

¿En esto, el uruguayo cómo es como cliente?

Actualmente, el uruguayo busca pasajes con más de 70 días de anticipación cuando se trata de destinos internacionales y se estima que dedican en total un promedio de 15 días para viajes al exterior. Dentro de los destinos más buscados está Estados Unidos liderando el ranking, con Miami como ciudad favorita, seguido por Argentina, España, Brasil, México y Chile. La necesidad de contar con herramientas que le dan más tranquilidad de poder disfrutar de un viaje sin contratiempos es parte del perfil del viajero uruguayo y de cualquier viajero de este mundo post pandemia.

Pero los uruguayos son conservadores al momento de hacerse de una cobertura médica, ¿no? ¿Qué oscilación de precios maneja la compañía en este sentido y qué es lo que más pagan los uruguayos?

Los uruguayos son más precavidos y exigentes a raíz de la pandemia. Los altos costos de la atención médica en el exterior hacen que cada vez más los viajeros opten por las coberturas de mayor alcance. Por ejemplo, recomendamos viajar a Estados Unidos con la cobertura de US$ 3 millones, un producto que tiene un costo que parte desde US$ 24 por día, aunque si se contrata una modalidad anual, el valor puede ser menor. En relación con las asistencias contratadas, según los últimos estudios realizados por Assist Card en sus consultas, los uruguayos manifiestan un gran interés por las coberturas más altas, de entre US$ 300.000 y US$ 3 millones.

Para cerrar, de cara a una nueva temporada turística, primero en Semana Santa y más adelante en vacaciones de invierno, ¿cómo vienen siendo las ventas en ese sentido en Uruguay?

Ha habido un incremento de las consultas, recibimos un 30% más de llamadas telefónicas y aumentó un 40% el tráfico de visitas en nuestra página web.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: