Según un sondeo de Deloitte solo el 3% de los empresarios aprueban la gestión del gobierno.