Una princesa preocupada.

La princesa Laetitia d´Arenberg recibió a la prensa "amiga" en su casa de Carrasco para agradecer el respeto con que se manejó la información sobre el estado de salud de su hijo Guntram, accidentado gravemente en febrero pasado. Además de informar sobre la favorable evolución de Guntram, que se recupera en Buenos Aires, reflexionó sobre la urgente necesidad de tomar medidas contra las consecuencias de los accidentes de motociclistas. Entre otras cosas, dijo que si su empresa (tiene la representación de Mitsubishi en Uruguay) llega a vender motos, lo hará bajo la estricta condición de que los compradores usen cascos adecuados. "Prefiero perder una venta" dijo categórica.