Fuera el infomercial.

Una de las buenas cosas de los primeros fríos del año es poder disfrutar de los desayunos en la cama los fines de semana. Si te gusta acompañarlos con un poco de tele, te habrás encontrado con una fea sorpresa, porque la pesadilla del informercial ha llegado al cable y a DirecTV. Y pensar que pagabas para no tener que verlo. Al que no quiere sopa…