Según estudio del Journal of Epidemiology & Community Health retirarse después de los 65 ayudaría a vivir más años. Incluso, el riesgo de morir es 11% más bajo entre quienes retrasan su jubilación.