¿Es el arte una necesidad o un lujo?

¿Es el Arte una necesidad o un lujo? ¿Qué sería el ser humano sin el arte? Esta cuestión es una de las interrogantes que más han sido destacadas en lo que respecta a las polémicas habituales acerca del arte. El arte no es simplemente una de las formas de la conciencia social, pero puede ser - y ha sido - un instrumento político-estratégico.

Image description

Esta cuestión es una de las interrogantes que más han sido destacadas en lo que respecta a las polémicas habituales acerca del arte. ¿Qué sería el ser humano sin el arte? ¿Acaso no es cierto que Homero, Dante, Cervantes, Shakespeare, Velázquez, Tolstoi, Caravaggio, Beethoven, Pushkin, Gorki, Kandisnky, Malevich, Gaugin, Picasso, Duchamp... han sido algunos de los grandes creadores de Europa?, ¿Sería Europa lo que es hoy sin ellos?

¿Sería Uruguay el mismo sin Juan Manuel Blanes, Joaquín Torres García, Carlos María Herrera, Pedro Figari, Felipe Seade, José Enrique Rodó, Florencio Sánchez, Juana de Ibarbourou, Delmira Agustini, Juan Carlos Onetti, Armonía Somers, Gerardo Matos Rodríguez, Idea Vilariño o Maria Freire? Es llevando hasta sus últimas consecuencias estas cuestiones como verdaderamente tomamos conciencia de la trascendencia e importancia del arte. El arte es una necesidad ineludible del ser humano que pertenece a la esencia de éste y que le ayuda a comprender mejor la realidad. 

El arte es una actividad humana que expresa la índole de la realidad misma a través de un material sensible; lo cual se produce a través de cuatro componentes sin los que no habría arte: el artista, la realidad, la conjunción y el resultado, que es la obra de arte y la interpretación del publico.

Es fácil subestimar la importancia del arte, sobretodo en una sociedad orientada a la utilidad y productividad. Por un lado, a menudo la creación artística, viene reducida a sus meros aspectos técnicos, mecanismos productivos o logísticas económicas, atribuyendo connotaciones que son propias del sistema económico en el que vivimos, y no específicas del arte. En particular, sucede que se confunde el arte, con el mercado del arte, que, como todos los sistemas de oferta y demanda, el lujo o la ostentación son aparatos utilitarios. Por otro lado, el arte no parece tener un evidente sentido práctico. Esta última, una ilusión peligrosa. El arte recoge el presente para el futuro y queda como pasado. El arte no es simplemente una de las formas de la conciencia social, pero puede ser - y ha sido - un instrumento político-estratégico. Promover arbitrariamente una idea exclusiva de arte es contraproducente. Considerar el arte elitista y que pertenece a una sola clase de la sociedad es contraproducente. El arte es intrínseco al conocimiento y pertenece a todos los seres humanos.

En una realidad globalizada como la de hoy, desarrollar, incentivar y promover la diversidad cultural, la inclusión de todas las partes, y sobretodo la interacción entre diferentes culturas de un modo horizontal y sinérgico, no solo es éticamente correcto, es promover el patrimonio común de la humanidad. 

Laura Bardier

Directora, ESTE ARTE International Art Fair

¿CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE EL VALOR Y EL PRECIO DE UNA OBRA DE ARTE?

¿Son el valor y el precio de una obra de arte conceptos asimilables? ¿Qué diferencias y que correspondencia tienen? ¿Es el valor de una obra objetivo? ¿Como se determina el precio de una obra?

A menudo se confunde el éxito de un artista con el precio de su obra, y por lo mismo, se acaba confundiendo el precio de una obra de arte con su valor artístico, cultural o histórico.

El valor de una obra es un concepto intangible, pero viene atribuido por una serie de características y propiedades de la obra. 

La cualidad más trascedente del arte, y que le otorga mayor valor, es su carácter simbólico e inspirador. Cuando una obra resuena tanto en un individuo como en una sociedad y su simbología conlleva a experimentar emociones, gustos, recreación, reflexiones y pensamientos, esa obra adquiere valor. La práctica artística nace del análisis de la realidad al mismo tiempo que es un ejercicio de creatividad en busca de posibles futuros, sean estos nuevos, viejos o reconfigurados. La originalidad del arte no es necesariamente algo completamente nuevo, si no una nueva visión o un nuevo punto de vista de ver la misma realidad. La magnitud y la antigüedad son cualidades del arte que también influyen en el valor que le damos a las obras. Estos aspectos tienen que ver con el valor que concedemos en nuestra sociedad al trabajo, la permanencia en el tiempo.

El precio de una obra de arte viene determinado en base al mercado del arte. Y como todos los mercados, consta de dos componentes bien claras: oferta y demanda. Y el elemento que influye en ese equilibrio es: información, o la ausencia de ella. El mercado del arte es similar a los mercados financieros. Y al igual que otros mercados se registran y publican índices de valoración para los distintos instrumentos cotizados activos, en este caso obras y artistas. El mercado del arte es parte intrínseca del sistema del arte y en él participan todos los agentes que actúan en el sector. Desde quienes producen y comercializan arte, hasta quienes las promueven y validan. Los museos, los centros culturales alternativos y todas las instituciones, sin excepción, que exponen obras de arte, sean estas de artistas establecidos o emergentes, participan consciente o ingenuamente al mercado del arte, dando validación a uno u otro artista.  Los coleccionistas, los galeristas, y los intermediarios son también un agente importante en promover el precio de una obra. Siempre ha habido mecenas, príncipes, patrones, administraciones públicas, industriales, empresas privadas, que han patrocinado la carrera de un determinado artista. Y algunos de los factores que determinan el precio de una obra son el valor que se ha concedido a esa obra en la sociedad, son la trayectoria del artista; la procedencia de la obra; las condiciones físicas en que se encuentra la obra; las técnicas, los formatos y el nivel de validación por parte de las organizaciones académicas. 

Otros factores que son directamente conectados a la oferta y demanda son: el lugar de venta; qué tan disponible es la obra en el mercado, la cotización de obras similares y qué proyección a futuro tiene la obra o el artista. 

Tanto el valor como el precio de una obra son conceptos objetivos, pero no estables. 

Laura Bardier

Directora, ESTE ARTE International Art Fair

Foto: Sebastião Salgado. 'Sem titulo’, 2016

Cortesía de Galería Mario Cohen, San Pablo

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: