Tres represas pueden salvar a UTE… y a nosotros.

UTE destinó US$ 340 millones a la generación de energía de todo el año, pero ese dinero ya se consumió por culpa de la escasez de lluvias y la necesidad de importar energía o generarla a partir de las centrales térmicas. La empresa estatal había tomado un precio del barril de petróleo a US$ 80 como referencia para la definición de sus costos, pero esta semana el crudo se ubicó por encima de los US$ 130. No es de extrañar que con tanto en contra se venga la suba de 5% para tarifas residenciales simples que consuman sobre los 600 kW/h. Sin embargo, luego de más de un mes de inactividad, UTE puso en marcha las tres represas del Río Negro, generando unos 250 megawatts durante el jueves y el viernes. A lo mejor esa vuelta a la energía más tradicional nos salva de futuros reajustes.