Stiller con su gerente general Marcos Taranto

(Por Ernesto Andrade) En nuestra sección “Un día en…” el equipo de InfoNegocios visitó las oficinas de Stiler y dialogó con su gerente general Marcos Taranto.

Image description
Image description
Image description
Image description

¿Cómo fue el comienzo de Stiler?

Acabamos de cumplir 60 años, a pesar de que no hemos hecho mucho bochinche al respecto. Son pocas las empresas que se mantienen 60 años en el rubro de la construcción que es tan volátil y diversa y son pocas las empresas que llevan dos generaciones al frente de la industria. Esta empresa la formó mi padre con 3 amigos más que eran compañeros de la facultad de ingeniería, con el objetivo de convertirse en actores principales de la industria. 

Sin perder la humildad te diría que a Stiler le tocó hacer obras emblemáticas. Esto es algo que te apasiona porque caminás por la ciudad y ves obras en las que participaste.

¿Hace cuánto que estás en la empresa?

El 18 de octubre van a ser 20 años que estoy en la industria.

¿Cómo es una empresa que se dedica a la construcción?

Entrás a caminar en el país y te comenzás a chocar con pedazos de historia. A mí me tocan dos pedazos de historia, las que otros construyeron en la empresa y yo la miraba casi como una mascota de fútbol y otras hacerlas yo. Yo observé por ejemplo construir Torre de Antel, accesos a Montevideo, Mausoleo de Artigas, el puente centenario en Paso de los Toros, voy a la meseta de Artigas y me cruzo con que Bulevar Artigas de Paysandú lo hicimos nosotros 

Vas por los caminos de la patria y te encontrás con cosas que te tocó hacer.

¿Cómo fue el desarrollo de la empresa?

Espectacular desde varios puntos de vista. Fue una historia de mucho sacrificio. Se hicieron todo tipo de obras, chicas, chiquitas, medianas y grandes.  

¿Cuál es tu obra preferida?

Joy Montevideo (ríe), viste que el enamoramiento siempre es la coyuntura del presente. 

Hay tres obras que son realmente emblemáticas para la empresa: torre de las comunicaciones de Antel, los accesos a Montevideo y la rambla sur -una obra de ingeniería monstruosa para su época- y Joy Montevideo.

¿Cuál dirías tú que es la principal dificultad de trabajar en el rubro de la construcción? 


 

El mayor desafío de la industria es que siempre estamos construyendo prototipos. Cada proyecto es único a escala real y no se repite. Por otro lado el hecho de que las empresas siempre estamos construyendo con costos a futuro y es necesario transmitirle a los clientes que esos costos se van a mantener. Nosotros en 60 años nunca retiramos una oferta de una licitación y nunca dejamos una obra sin terminar, nos haya ido bien o mal. 


 

¿Cuál es el diferencial de la empresa?

Solvencia técnica. Cumplir cuando te va bien y cumplir cuando no te va bien, a como de lugar y un equipo humano sumamente capacitado.

 Eso es lo que hace importante a una empresa, no solo su cuerpo de ingeniería y diversidad técnica. En Uruguay, al ser un país chico hay que hacer de todo, desde construir un centro penitenciario hasta un edificio o un puente.  Somos la única empresa que le ha tocado diseñar y construir 6 proyectos penitenciarios. La única forma de ser una empresa fuerte es ser diversificado.

Al final del día somos una empresa con valores de empresa familiar y con sistemas de gestión de clase mundial, diversificada y que ahora está abriendo su espectro  al Real State.


 

¿Han realizado obras en el exterior?

Hemos realizado obras en Paraguay. Solo vamos a países donde están vinculados el BID, CAF o el Banco Mundial tienen algo que ver por un tema de garantías. En este momento estamos licitando una obra de un hospital en dicho país por un costo de US$ 70 millones, veremos cómo nos va. 

¿Cuáles son los desafíos que tenés día a día?

Como vicepresidente de la cámara de la construcción, directivo del centro de estudios económicos de la industria de la construcción o como vicepresidente y gerente general de Stiller, tienen que ver casi con lo mismo. Uno de los desafíos es que la cotidianeidad no te colida con esa obligación casi estratégica  de estar permanentemente innovando. Como industria toda hemos estado innovando mucho en tecnología y maquinaria.

¿En este momento son los número 1 en el sector? 

No, nosotros no estamos preocupados por ser el número 1, 2 o 3, lo que sí es que somos una de las empresas con mayor trayectoria del país con un volumen muy diversificado y que mantenemos esa estructura de empresa familiar. 

¿Cómo ves tú la compañía de aquí a 5 años?

Yo soy biológicamente optimista y creo que a Uruguay le va a ir bien porque el país tiene las condiciones para que le vaya bien, sigue siendo un país atractivo en la región. En este escenario nos vemos siendo un actor relevante en la vida del país en dos industrias principalmente: ingeniería y construcción que es Stiler y la de Real State donde yo lidero Taranto desarrollo inmobiliario. 

Uruguay es una penillanura suavemente ondulada, no tenés grandes picos pero tampoco grandes valles y esa previsibilidad para invertir o para vivir, a las personas les empieza a generar “el quiero” y eso se puede ver en el aumento de consultas de argentinos en el rubro inmobiliario tanto para invertir como para venir a vivir.

¿Te gustaría que se produjera una ola migratoria hacia Uruguay?

Al Uruguay le hace falta un proceso de migración que le permita aumentar su población. Soy un hincha a muerte de la inmigración en Uruguay.

¿Joy Montevideo, es un sueño hecho realidad? 

Sí, es eso. La verdad es una visión estratégica. Esta tierra de un grupo inversor, estaba esperando su momentum. Algunas políticas del poder ejecutivo que favorecen la inversión hicieron que finalmente este grupo concretara el proyecto de Joy Montevideo. Yo considero que es una forma de expresar cómo creemos en Taranto desarrollo inmobiliario, cómo están cambiando los gustos, hábitos y las preferencias de las personas. 

¿Tú vivirías ahí?

Sí, de hecho ya tengo un apartamento reservado con mi familia. No fue difícil en la familia tomar la decisión. En definitiva y con mucha humildad, no hay nada en Montevideo que tenga en una ubicación como en la que estará Joy Montevideo, con 4 fachadas, en un punto alto, mucho diseño a cargo de Gómez Platero, amenities, servicios y entretenimiento.

¿Qué es lo que sientes al pasar por delante de alguno de sus proyectos?

Satisfacción y orgullo. Nosotros queremos hacer cosas que pasen años, décadas y podamos sentir orgullo por lo que hicimos, queremos agregarle valor a la ciudad.  No hay un solo edificio que hayamos realizado que nos haga sentir vergüenza.

¿Cómo es un día en la vida de Marcos Taranto?

Yo trabajo entre 60 y 70 horas por semana y creo que un empresario es una persona que tiene muchísimas responsabilidades más allá de las cotidianas de la oficina. Busco el equilibrio entre mi vida personal y mi trabajo. Soy un enamorado de la vida, de mi familia y de mis amigos pero estoy siempre con el motor prendido, soy un apasionado de lo que hago. 

¿Qué consejo le darías a jóvenes emprendedores?

Anímense. Te lo voy a decir casi en términos polémicos: no hay instrumento de progreso social más fuerte que la actividad empresarial. Ningún instrumento de la vida en sociedad y en democracia, es más potente que la actividad empresarial para el crecimiento de las personas y el progreso de las sociedades, esa es mi lectura. 

¿Es una carga ser empresario?

No. Tenemos que dar el ejemplo y tener un poco menos perfil bajo, hay que contar un poco más lo que hacemos. Uruguay tiene que fomentar el emprendedurismo.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: