Revolucionar el diseño, la producción y el consumo (motores que el Grupo Darnel enciende desde UY)

El Grupo Darnel, compañía especialista en soluciones de empaque 100% reciclables que fabrica productos sostenibles desde lo ambiental, social y económico, realiza esta semana en nuestro país su Convención Anual Regional. En este marco, InfoNegocios dialogó con el colombiano Sergio Díaz Collazos, gerente de Sostenibilidad y Marketing de Darnel, quien señala que “Uruguay parece decidido a encaminarse hacia un modelo de circularidad”.

Image description
Sergio Díaz Collazos, gerente de Sostenibilidad y Marketing de Darnel
Image description

El colombiano Sergio Díaz Collazos es un experto en materia ambiental y tenerlo esta semana en Uruguay, en el marco de la Convención Anual Regional del Grupo Darnel -el ejecutivo es el gerente de Sostenibilidad y Marketing de la compañía-, es una valiosa oportunidad para hablar acerca de economía circular.

Según dijo Díaz Collazos a InfoNegocios, “es importante destacar que, desde aquí, desde Uruguay, lideramos la labor comercial de los países del sur del continente, incluyendo a Perú, Bolivia, Paraguay, Chile y Argentina, entonces es un espacio ideal para compartir nuestras iniciativas globales a nivel de sostenibilidad, tanto con la interna del grupo como con el resto de los actores del país”.

Cabe recordar que el Grupo Darnel -cuya sede principal está en Bogotá- tiene en su filial de nuestro país una parte muy importante en la estrategia de la compañía, ya que en Uruguay se fabrica y comercializa más de 1.400 referencias para empaque, exportándose el 80% de esta producción.

¿Qué sabe de nuestro país en materia de recuperación, reciclaje y circularidad?

Uruguay parece decidido a encaminarse hacia un modelo de circularidad y más allá de las formas, esa definición es un gran acierto. El objetivo de la economía circular es aprovechar al máximo los recursos materiales de los que disponemos, alargando el ciclo de vida de los productos. La economía circular revoluciona la forma en que diseñamos, producimos y consumimos. Además, tiene múltiples beneficios económicos, sociales y ambientales.

¿Cuáles son los pilares fundamentales que deben tener las empresas para avanzar hacia un modelo de economía circular efectivo y eficiente?

Lo más importante es la voluntad y el compromiso de todas las personas dentro de cualquier organización, porque muchos de los proyectos requieren recursos y trabajos adicionales a los de la operación normal. Una vez que esto exista, lo siguiente es ver en qué parte de la cadena productiva pueden encontrarse oportunidades para desarrollar modelos de economía circular.

¿A qué clase de oportunidades se refiere?  

Pueden estar en los procesos productivos, en la materia prima que se utiliza y en el manejo con proveedores. En el primer caso se trata de identificar proyectos que permitan optimizar el uso de recursos naturales y disminuir emisiones durante su fabricación. En el segundo se debe incentivar el uso de materias primas recicladas. Y en el tercer punto, también se deben incentivar la adopción de estos modelos durante toda la cadena. En todo caso, lo más importante aquí es entender que esto es un modelo económico y por lo tanto debe existir oferta y demanda de materias primas y productos que lo estimulen para que pueda convertirse en una realidad.

¿Qué ejemplos concretos existen de nuevas formas de negocio que tengan como eje la economía circular?

La logística de reciclaje. Solamente en Colombia tenemos más de 50.000 familias de recicladores. A eso tenemos que sumarle los de los centros de acopio y hasta los de los servicios públicos que están realizando labores de aprovechamiento de materiales posconsumo. Nosotros estamos en tasas entre el 17% y 20% de reciclaje. En la medida que este aprovechamiento se aumente, se necesitarán más personas y nuevos negocios.

Otro punto es el aprovechamiento de materias primas. Cada vez vemos más empresas invirtiendo en transformación de residuos posconsumo para convertirlas en nuevas materias primas. Esto es una oportunidad de negocio que requiere investigación y desarrollo, porque a cada residuo se necesita realizarle una transformación para que se pueda convertir de nuevo en materia prima, ya sea a través del reciclaje químico y físico. Aquí existe una nueva oportunidad.

Finalmente, está la innovación en productos. Las oportunidades cada día están creciendo y nuevos negocios de empresas que están utilizando materias primas recicladas posconsumo aparecen con proyectos realmente impresionantes. Por ejemplo, nosotros hemos visto oportunidades con el poliestireno espumado que lo utilizan como insumo para pinturas, impermeabilizantes y hasta asfalto. Otro ejemplo es UBQ, una startup de Israel a la que nosotros como Darnel hemos apoyado y que toma todos los residuos de un basurero y lo convierte en una nueva materia prima sin necesidad de separación.

¿El mayor reto para una economía de triple impacto sigue siendo el reciclaje o los desafíos hoy son otros?

Para hacer triple impacto hay que tener en cuenta los impactos ambientales, sociales y económicos, que son la base de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Por lo mismo hay que tener en cuenta que la estrategia de sostenibilidad debe intentar cumplir con proyectos que tengan impacto en estos tres pilares. Y ya hablando de temas ambientales. Si bien el reciclaje sigue teniendo una importancia vital, el mayor reto sigue siendo la disminución de los Gases de Efecto Invernadero para minimizar el calentamiento global, ya que este es una amenaza real y pareciera que no estamos haciendo los suficientes esfuerzos para detenerlo. Por eso tener clara la huella de carbono empresarial y los análisis de ciclo de vida de los productos que usamos en nuestro día a día, se vuelve vital para entender cómo podemos disminuir al máximo nuestra huella ambiental.

¿Qué innovaciones pueden o deben implementar las empresas para concretar un modelo de economía circular?

La principal innovación es tener claridad de cómo puedo reemplazar al máximo las materias primas que uso en mis procesos por materias primas procedentes de residuos aprovechados posconsumo. Y en caso de no ser una empresa fabricante, es necesario contar con proveedores que garanticen que sus productos están fabricados con este tipo de insumos. Para esto muchas veces hay que invertir en nuevas tecnologías, en nuevos procesos de calidad y muchas veces son proyectos de varios años e incluso décadas. Cualquier innovación en ese sentido nos va a llevar a estar más cerca de una economía circular real.

¿Y los ciudadanos, como consumidores, qué debemos hacer?

Cada uno de nosotros podemos contribuir a la economía circular comprando productos eficientes energéticamente, y que los mismos tengan incorporado materiales de post consumo, haciendo cambio de hábitos a la hora de la segregación en la fuente, y teniendo presente que si desde nuestros hogares impulsamos el reciclaje logramos que esos materiales puedan tener otras oportunidades, como así también visualizar que con esos pequeños cambios también se logran nuevas fuentes de trabajo. 

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: