Centros de datos modulares (los nuevos aliados de las empresas)

Flexibles, de rápida fabricación y más sostenibles que los tradicionales, los centros de datos modulares se imponen ante la mayor demanda de infraestructura digital derivada de la pandemia. Se espera que para 2022, el mercado global de centros de datos prefabricados alcance un valor de US$ 4.200 millones.

Image description

Las empresas y los consumidores han exigido mucho de su infraestructura digital y de datos durante la pandemia del COVID-19. ¿Podrá la infraestructura física satisfacer la creciente demanda de potencia informática y datos rápidos y confiables? Los centros de datos han crecido a lo largo de la última década, pero tardan mucho tiempo en construirse.
 


En cambio, los centros de datos modulares prefabricados son una alternativa a esta problemática y además son un tipo de infraestructura digital cada vez más popular. Son fabricados y probados en una fábrica y enviados al sitio del cliente, en lugar de construirse en este.

El método de construcción modular está siendo utilizado tanto en rascacielos como en centros de datos. Pueden fabricarse más rápidamente que los centros de datos tradicionales (en unos pocos meses en lugar de años), son flexibles (pueden agregarse fácilmente bloques de racks adicionales y potencia informática según se necesite), ayudan a las compañías a escalar sus necesidades de computación con confianza y pueden mejorar la eficiencia y ser más sostenibles.
 


A medida que los centros de datos modulares pasan a primer plano, estos están siendo utilizados por empresas de todos los tamaños. Para 2022, el mercado global de centros de datos prefabricados alcanzará un valor de US$ 4.200 millones, más que los US$ 2.600 alcanzados en 2017, de acuerdo con 451 Research, una compañía de investigación tecnológica.

Vertiv, uno de los principales proveedores en el mercado de centros de datos modulares, está ampliando su capacidad para los centros de datos prefabricados y está desarrollando nuevas tecnologías para contribuir con el crecimiento de los clientes.

“El mercado está creciendo rápidamente -indicó Giordano Albertazzi, presidente de Vertiv para la región de Europa, Medio Oriente y África-,  la velocidad, la fácil instalación y la calidad controlada en la fábrica son elementos que apoyan las soluciones modulares, que van desde estaciones de aterrizaje de cables y centros de datos en el borde hasta centros de datos muy grandes y personalizados”.
 


El crecimiento actual y futuro también vendrá de la computación en el borde de la red (donde los datos son procesados más cerca del usuario final o del dispositivo en el borde de la red en lugares como las torres de telecomunicaciones 5G y los centros de datos prefabricados pequeños, o por medio de hardware como los nodos de las puertas de enlace) y habrá un aumento en el número de dispositivos del IoT. Para 2025, se necesitarán más de 100.000 millones de dispositivos en el borde de la red, por ejemplo, en sensores, cámaras y drones, y más de 100 millones de ubicaciones en el borde empresarial (incluidos los microcentros de datos).

En los mercados emergentes, donde las tasas de interés algunas veces son mayores que en los mercados maduros, la velocidad y la flexibilidad de los centros de datos modulares pueden ayudar a los operadores y a las compañías a evitar costosos retrasos en la construcción de capacidad del centro de datos.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: