Primeros coletazos de la ley antialcohol

Hebert: “Las buenas intenciones están descontadas, pero seguimos sin ver todo el universo de pensamientos y decisiones personales que están en su mayoría amparadas en una de las mejores constituciones que existen en el mundo. Por proteger a menores (que seguirán consumiendo de una manera u otra) estamos coartando la libre opción de generar dividendos trabajando (no robando, dije trabajando). Nos hablan de amplitud en nuestros pensamientos, diversidad, derechos humanos”.