Goya se mete en el canal (una marca de lentes creada por uruguayos para Panamá)

(Por Mathías Buela) La empresa Sefinor no solamente vende lentes sino que también vende diseño de lentes. ¿En qué consiste el proyecto para el que trabajaron durante casi dos años?

Image description

Es posible que, en primera instancia, el lector no relacione “Sefinor” con una industria específica. Sin embargo, fácilmente reconocerá marcas como Nike, Lacoste, Calvin Clarín, Timberland, Gant o Converse. ¿Qué tienen que ver dichos nombres? Que, en Uruguay, las colecciones de lentes de los segundos son representadas e importadas por el primero. Desde hace 25 años Sefinor genera, desde nuestro país, soluciones ópticas para Latinoamérica. Y ahora dió un paso más.

Además de vender lentes, una de las líneas de negocio de la empresa es vender diseño. Así lo explicó a InfoNegocios su Director, Pablo Abeal: “Trabajamos con un departamento de diseño, mucho know how y estamos en contacto constante con centros de producción de materias primas y con fábricas. Conocemos ópticos de todas partes de Latam y en muchos casos ellos han preferido comprarnos el diseño para no pagar royalties de una marca ya establecida y poder utilizarlo como private label en los distintos mercados”.

Con ese negocio en crecimiento, la empresa decidió abrir centros de fabricación en China, Camboya, Vietnam y Hong Kong. “Son fábricas que hacen desarrollo de productos para todo el mundo. Nosotros logramos, como algo atípico para Uruguay, que ellos fabriquen productos que diseñamos y desarrollamos nosotros. Si vos compras lo que ellos diseñan es más económico porque hacen muchos más anteojos por día. En cambio, cuando vos llegás con tu propio diseño y desarrollo ya tiene que ingresar a su software, hacer las pruebas de colores que nosotros les exigimos, compramos la materia prima afuera (acetato, cristales, metal) y exigimos que la fábrica trabaje con nuestros proveedores… eso hace que los procesos sean más largos y con costos adicionales, pero desde nuestro punto de vista genera un producto más fiel y con mejor acabado”, explicó Abeal.

La producción con este sistema la destinan a colecciones de marcas propias como Oahu y Spada, pero también para clientes de toda Latinoamérica. En total, entre mercado interno,  de frontera y lo que fabrican para el exterior, este año cerrarán con entre 52.000 y 55.000 piezas vendidas.

Y para cerrar, el Director de Sefinor contó sobre un proyecto en el que vienen trabajando desde hace 21 meses y que acaban de concretar: la creación, desde cero, de una marca para un cliente en Panamá. Se llamará Goya y estará en el mercado panameño entre noviembre y diciembre de este año. “Se trata de una colección privada para Panamá. Hicimos el desarrollo de una marca completa desde cero: logotipo, isotipo, registro de marca, exhibidores, el producto ya está hecho y encaminado”. El sistema se puede comparar con el que utiliza un trader, pero la diferencia es que no se trata de un producto terminado, sino que la empresa participa de todo el proceso de desarrollo en sus distintas etapas. Aunque la marca es exclusiva para el cliente centroamericano, también lograron registrarla a nivel internacional.

Tu opinión enriquece este artículo:

Boss Pádel lanzará una liga para todos los socios en sus clubes (¿Cuánto cuesta una cancha de pádel?)

¡Las canchas de pádel están on fire en los últimos cinco años! Pero, ¿cuánto billete se necesita para tener la tuya?
Joaquín Pérez, uno de los socios de Boss Pádel, empresa que las importa y monta, y con cuatro clubes a su nombre, nos tiró el dato: ¡alrededor de 30.000 dólares!  ¡Ahí te dejamos el dato por si estás pensando en sumarte al club del pádel o simplemente experimentar el deporte!

Cinco amigos de diferentes profesiones que en unos años consolidaron a Claustrofobia dentro de los mejores escapes room del país (prepárense para un nuevo misterio)

(Por Antonella Echenique) Un contador, un ingeniero, un actor y dos médicos, amigos y apasionados por los juegos de rol y enigmas, hace seis años tuvieron la idea de crear un escape room en Montevideo. Uno de los médicos, en su travesía de viajes por el mundo descubrió los fascinantes juegos de escape y llevó la idea sobre la mesa a los demás.