La Mallorquina con su Director Comercial, Marcelo Verdecchia

(Por Daniel Castro Veiga) En nuestra sección “Un Día en...”, que llevamos adelante gracias al apoyo de JB Home & Office y UES conocimos el lugar de trabajo de Marcelo Verdecchia, Director Comercial de La Mallorquina. Leé la nota para saber lo que nos contó…

Image description
Image description
Image description
Image description

“En el año 1971 nace el proceso de industrialización y se sale al mercado de consumo, lo que significa que se cambió básicamente el escenario que se veía antes que era una panadería y confitería, con servicio de cafetería. En ese momento, se nace como el sello o la marca "La Mallorquina" y se intenta llegar a almacenes, autoservicios y demás”.

“De aquellos años a ahora, ha cambiado mucho la dinámica. Los objetivos de aquel entonces están más que superados y considero que se ha llegado a buen puerto. Hoy estamos reformulando un poco la dinámica de la empresa y el modelo de negocios, buscando nuevos desafíos y objetivos”.

“Nuestros esfuerzos ahora, pasan por iniciar procesos de internacionalización de productos, conquistar mercados en el exterior y de hecho estamos trabajando para poder empezar a mandar mercadería al exterior, tanto hacia el Mercosur como hacia afuera”.

“Alcanzar un negocio de exportación continuo es un desafío y un objetivo, porque hemos tenido varias experiencias de este tipo en los últimos años pero siempre han sido puntuales, negocios que empezaron y terminaron. No hemos logrado continuidad”.

“En cuanto al mercado nacional estamos en una etapa de incorporación de productos importados a los productos que nosotros elaboramos, que son más de 40”.

“Tenemos empresas colegas que nos proveen determinados productos, que nosotros no tenemos la tecnología para hacerlos y los vendemos con nuestra fuerza de venta y de marca”.

“Actualmente, 45 personas trabajan de forma directa y  aproximadamente 20 distribuidores de empresas tercerizadas que no tienen relación de dependencia con la empresa pero, a su vez, son empresas que trabajan de forma casi exclusiva con "La Mallorquina". Compran mercadería y tienen zonas asignadas en las cuales distribuyen”.

“Cuando esto inició, todos estos repartos los hacíamos nosotros con personal directo. Al pasar los años y aumentar el volumen de los repartos, para mejorar el control y la supervisión, se buscaron alianzas con determinadas personas para que tomen parte y posesión de esos repartos. En esa misma dinámica seguimos funcionando al día de hoy”.

“Estamos presentes en todas las grandes cadenas de supermercados y en muchos supermercados que si bien no son cadenas, tienen un poder de compra muy importante”.

“Evidentemente tenemos una desventaja con el mercado o las empresas que son producto de la globalización. Cualquier empresa multinacional tiene un poderío económico, una espalda, una financiación, campañas de marketing y publicidad que para una empresa nacional, por lo menos para nosotros en el rubro que trabajamos, son imposibles de competir de igual a igual. Si en algún momento hubiéramos tenido la posibilidad de poder tener un apoyo financiero de capitales exteriores, hubiésemos analizado la propuesta y habríamos tomado una decisión”.

“El objetivo que nos planteamos de salir a tratar de conquistar nuevos mercados en el exterior, no hay duda de que con una empresa internacional que te apoye, ya sea económica, financiera o logísticamente, sería más fácil”.

“La competencia es muy dinámica, muy cambiante y variable. Hoy por hoy, los desafíos más grandes en ese sector pasan por competirle a los costos que tiene el país. Para competirle a los productos importados tenemos una desventaja del punto de vista del costo de producción que tenemos acá. Actualmente producir en Uruguay, entendemos que es caro. Esto evidentemente repercute en la competitividad”.

“También hay una desventaja en lo que es la escala. Nosotros producimos para el mercado uruguayo, entonces, acostumbrarse o tratar de acompasarse a escalas de producciones para otros países resultaría difícil en cuanto a alcanzar determinados volúmenes”.

“En el mercado hay muchos actores, nuevos y de toda la vida, con los cuales hemos convivido y peleado sanamente durante muchos años. Creo que al mercado hay que adaptarse constantemente y día a día. No podés "dormirte" porque la dinámica hace que, si descansas, te ganen una porción de mercado”.

“Nosotros intentamos, desde nuestra maquinaria y la política que implementamos, que se siga manteniendo el sabor tradicional o artesanal que nos distinguió durante muchos años. Intentamos conservar esos sabores pero también las texturas, porque a veces no solamente importa el sabor, también importa mucho un determinado tipo de miga u hojaldre para una galleta. Hay que ser muy competitivo para que el consumidor nos elija”.

“En algunos productos estamos más caros en precio que los que maneja la competencia y el consumidor nos sigue eligiendo realmente por la calidad, así como encontramos otros productos que les damos todo "ese amor" y quizás los consumidores no lo vean o destaquen tanto”.

“Tiene que haber cierto equilibrio entre la industrialización y lo artesanal.  Para poder mantener la competitividad es inviable no industrializarse pero dentro de esa industrialización intentamos darle lo máximo posible de artesanal”.

“Creo que, en estos últimos años, va ganando terreno la industrialización. El mercado va para ese lado y, si no seguimos la tendencia, en un corto período de tiempo quedaríamos fuera del mercado”.

“Los puestos de trabajo, por lo menos en nuestra empresa, se van re convirtiendo. Tratamos de que, si hay nueva incorporación de maquinaria, haya reconversión laboral y capacitación, porque evidentemente hay máquinas nuevas que alguien tiene que manejar. Obviamente se busca la eficiencia y la eficacia, pero también al traer nuevas máquinas se generan nuevas capacidades de producción y productos que alguien tiene que vender. Así como hay, quizás, un desplace de mano de obra productiva, hay incorporación de mano de obra en la fuerza de venta, hay un reemplazo”.

“Somos un poco espectadores y reactivos. Uno ve hacia donde va el mercado, lo logra olfatear o leer y hay que ser ágil para seguir las conductas o los hábitos de consumo. Últimamente, en lo que es productos, hemos innovado poco. Nos hemos concentrado más en lo que hacemos, hacerlo bien y más eficiente. De esa forma hemos logrado mantener la competitividad. Si surgen nuevos productos o nuevas tendencia, vemos de qué forma podemos ponernos a tono, pero nos vamos a mantener por ésta línea”.

“Nosotros estamos en una etapa o un proceso de tratar de tecnificar y seguir haciendo lo que hacemos. Cuanto más tecnificados estemos vamos a poder estar más económicos o competitivos en cuanto a costos y evidentemente esto repercute directamente en precios de venta”.

“De cara al futuro, nuestras expectativas son buenas. "La Mallorquina" es una empresa muy ordenada y tenemos buenas expectativas, además de querer salir a otros mercados e incorporar productos que uno no puede desarrollar por falta o carencia de tecnología, logramos ingresos extraordinarios por esos otros negocios que hacen que, entre una cosa y la otra, la empresa siga pujante y con buena expectativa de cara a lo que se viene”.
 

Gracias a quienes nos acompañan:

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: