HRU, con su Country Manager Gabriel Gurméndez

En nuestra sección “Un Día en...”, que llevamos adelante gracias al apoyo de JB Home & Office y UES conocimos el lugar de trabajo del Ing. Gabriel Gurméndez, Country Manager de HRU. Leé la nota para saber lo que nos contó…

Image description
Image description
Image description

"En su momento, el gobierno del Uruguay diseñó esta concesión con un doble objeto, el impulso y hacer renacer una actividad hípica que había desaparecido por una crisis financiera propia de la actividad y un mecanismo con la participación de privados para movilizar capital y experiencia en la administración del juego por parte del Estado. Se diseñó un contrato que tiene dos facetas, el arrendamiento de 5 salas de slots, que operan bajo la dirección general de Casinos del Estado, en la que nuestra compañía invirtió en locales, maquinaria y equipamiento, pero fundamentalmente en la incorporación de marketing, de promoción y de conocimiento del negocio.  Por otro lado, el objetivo del gobierno era preservar la actividad hípica pero especialmente considerando el impacto social que tiene".

"En materia de logros, creo que debemos evaluarnos en función de los que eran los objetivos originales. Hoy tenemos una actividad hípica de calidad, con inversiones muy importantes que han permitido restaurar el hipódromo de Maroñas y expandir la actividad, pero lo más importante es el impacto de que hoy hay identificadas 12.000 fuentes de trabajo generadas por la actividad hípica como un gran beneficio para la sociedad. Hoy podemos decir que el sector volvió a vivir, hubo una inversión extraordinaria en HRU en los últimos 15 años, hablamos de U$S 150 millones. El objetivo está cumplido, además, en cuanto a que el Estado uruguayo tiene un socio que le ha permitido manejar profesionalmente el negocio del juego, bajo la égida de una operación del propio Estado".

"El primer desafío era movilizar recursos financieros y hacer llevar adelante los proyectos de restauración del hipódromo de Maroñas que consistió en restaurar un edificio patrimonial, monumental, emblemático y tradicional de Montevideo y recuperarlo para la ciudad. Hubo un desafío financiero, uno técnico y uno comercial en el siguiente sentido, aunque la actividad hípica del Uruguay es centenaria y ha estado asociada, como el tango y el fútbol, a las tradiciones populares uruguayas, el cese de la misma dio lugar a un quiebre generacional, por lo que uno de los grandes desafíos es, fue y sigue siendo, incorporar nuevos aficionados, nuevos públicos y llevar este negocio a los nuevos medios y las nuevas plataformas”.

"Estamos haciendo un esfuerzo muy grande desde la innovación tecnológica de ésta actividad. Las carreras de caballos se corren en el hipódromo pero hoy la miran desde dispositivos móviles por ejemplo, o por señal televisiva emitida a través de satélites que llega a puntos de toma de apuestas en todo el mundo. Queremos mantenernos al día con la realidad tecnológica que este negocio demanda. En la medida que tenemos un mercado relativamente chico y acotado, como muchos en el Uruguay, el esfuerzo también está en intentar crecer "hacia afuera", exportando la señal de las carreras de caballos e intentando tener un lugar en el mundo".

"Es una actividad que tiene un desafío generacional por delante y una necesidad de consolidar y mantener éste modelo, en el que el beneficio social y la generación de empleo que percibe el Estado se sostenga con la actividad del negocio de los casinos y los tragamonedas.”

"Por un lado hay un público tradicional, apostador, que encuentra una actividad lúdica que demanda un desafío intelectual, no azaroso. Supone un estudio de tiempos y genética de los caballos, por ejemplo. Por otro lado, hay uno que se siente convocado a la actividad por la pasión y el amor que, en gran medida, en el Uruguay tenemos con el caballo. Es un país que le tiene cariño al caballo y creo que hay un perfil de aficionados que les gusta el caballo en sí y sienten esa emoción y adrenalina, que toda disputa deportiva genera"

"Codere, a nivel internacional, es una de las empresas más relevantes de la industria entretenimiento y de juegos de azar a nivel global. Originalmente tuvo presencia en España pero extendió su actividad a Italia, Panamá, México, Colombia, Argentina y Uruguay. Codere está presente en Uruguay con gran compromiso y apostando al país. Está desde la asignación original de HRU al hipódromo y a las salas de slots, como socio, pero en el año 2012 forma parte del proyecto del Hotel Casino Carrasco, edificio emblemático que se recuperó, con un esfuerzo de inversión formidable, transformándose en un ícono casi de entrada al Uruguay. El turista que llega ve el aeropuerto y después ve el Hotel Carrasco, lo que contribuyó a la ciudad de Montevideo y a sus habitantes, no solamente por lo que significa la actividad del hotel, del casino y de la restauración patrimonial, sino desde el desarrollo de la actividad comercial y el desarrollo de espacios públicos aledaños. En 2017 Codere termina consolidándose como único accionista y propietario de estas operaciones en el país".

"El explotador legal de nuestras salas es la Dirección General de Casinos, nosotros operamos bajo un régimen mixto. El desafío permanente es hacer de las salas, un entretenimiento, que permitan una explotación justa y una experiencia del cliente, donde pueda disfrutar de juegos de azar, espectáculos, una propuesta gastronómica agradable, en un lugar seguro que además está regulado por el Estado con normas muy estrictas, en un esquema formal".

"No hacemos campaña de difusión masivas, aunque tenemos clubes de fidelidad, promociones y actividades lúdicas complementarias de la actividad de los tragamonedas o de las ruletas, que también tenemos. El Casino Carrasco es más tradicional y tiene una vocación distinta, de distinto público que busca otra experiencia de entretenimiento, como el juego "vivo", los juegos de naipes o los juegos de ruleta. Claramente, el modelo del Casino Carrasco va a apuntar a otro tipo de clientes, con un perfil más internacional y otras exigencias".

"Nuestro primer plan siempre es cumplir con nuestras obligaciones como concesionarios del Estado. En ese sentido, estamos obligados a mantener un nivel de actividad y un ritmo muy demandante, especialmente en materia de inversiones".

"Como retos interesantes, tenemos esta operación en el Hotel Carrasco, que pasó por sus dificultades operativas y financieras y hoy está funcionando, ordenado y con el desafío de impulsar esta actividad que fundamentalmente busca encontrar el desarrollo de este modelo para robustecer la atracción turística de la ciudad, para esos clientes internacionales que buscan una oferta diferente. En resumen, el gran desafío es cumplir con nuestras obligaciones y mantenernos en la vanguardia de innovación en materia de lo que ofrecemos a nuestro público y particularmente en Carrasco, el desafío más importante es el impulsar el desarrollo de un proyecto de casino de alto nivel, apuntando a un público exigente, internacional y competitivo en la región".

Gracias a quienes nos acompañan:

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: