“Paraíso” fiscal tanto en la tierra como en el cielo.

Las iglesias “menores” están en la mira del gobierno por lavado de dinero. Parece que utilizan el mecanismo de las donaciones falsas para tapar el origen de los fondos que manejan, una práctica habitual en toda Latinoamérica. En Colombia, las iglesias investigadas llegan a 1.800.