Antel se juega los boletos a los datos.

Con un mercado de telefonía fija en picada y un crecimiento desacelerado en la telefonía móvil, era lógico que Antel se la jugara por los servicios de Internet de banda ancha. Y más ahora que tanto Movistar como CTI salieron a competir fuerte en el nicho de Internet móvil. La telefónica estatal prevé crecer un 32% en ese nicho y elevar de 158.000 a 209.400 sus clientes de banda ancha durante este año; para ello aumentará un 67% el ancho de banda al exterior, que ya había sido triplicado el año pasado. También apuesta a los usuarios de tercera generación (3.7G) de telefonía móvil que planea elevar a 58.000 en el correr del año.