El negocio de los viajes promueve apertura de agencias

En los últimos seis meses abrieron casi una decena de nuevas agencias de viajes, a pesar de la competencia que ya existe en el sector, de los estrictos requisitos que les exige el Ministerio de Turismo (garantías por unos US$ 80.000), y de los recortes en las comisiones que les pagan las compañías aéreas. Incluso abrió una que se dedica específicamente al mercado gay, tan "de moda" en todo el mundo. Es que la gente con un poquito más de plata en el bolsillo o con posibilidades de acceso al crédito (y con la ventaja de un dólar medio planchado o más bien a la baja) puede darse el gustito del viajecito en familia. Algunas agencias están canalizando muy bien el turismo receptivo, de cruceros o de nichos como birdwatching, turismo aventura o de caza. Por eso, el tema de los recortes de las aerolíneas no les quita mucho el sueño, porque ahora sienten que se "adueñan" del producto, cobran por el servicio que prestan y no tienen que andar negociando comisiones con todo el mundo.