Horacio Santeugini, gerente de Recursos Humanos de El País

Horacio Santeugini, gerente de Recursos Humanos de El País participó de nuestra nueva sección de entrevistas que realizamos en uno de los apartamentos, equipados por Pop Design, del Desarrollo Estrellas del Sur, de Campiglia Construcciones, en la cual nos acompañan también EdenredAltavista y Rotunda...

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

¿Hace cuánto que estás trabajando en El País?

Van a cumplir cuatro años de que estoy en el diario. En la posición de gerente de Recursos Humanos estoy hace dos, antes estaba en el equipo pero no lo lideraba yo.

¿Cuántas personas trabajan en el área de Recursos Humanos?

Estamos hablando de seis personas que conforman el equipo, éramos cinco y esta semana se incorporó una más.

¿Cuántas personas trabajan en total en El País?

Unas 520 personas aproximadamente, es un número interesante.

¿Cómo funciona el equipo? ¿Se encargan de gestionar todas las áreas de El País?

Sí, nuestra área tiene distintos departamentos, redacción, comercial, administración, como en todas las empresas. Físicamente estamos en un lugar pero lo que intentamos hacer siempre es hacer una gestión itinerante, estar con la gente, recorrer las áreas de trabajo, vincularnos mucho. Creemos que la mejor forma de gestión es siendo una oficina de puertas abiertas, de eso se trata nuestro rol, de estar presente, de vincularse para conocer las necesidades que tiene cada área y cómo uno puede ayudar a gestionar.

¿Cuál es el área que actualmente está requiriendo mayor atención de recursos humanos?

Todas las áreas, pero te diría que específicamente en este momento hay dos áreas en las cuales estamos teniendo los mayores desafíos, por un lado el área de redacción y el área comercial. Estamos trabajando muy fuerte en esas dos áreas por un tema de negocio, yo entiendo a los recursos humanos como parte estratégica del negocio y no se pueden desprender las necesidades estratégicas que tiene la empresa sin el apoyo de recursos humanos. Hay proyectos estratégicos que se vincula a esas dos áreas, estamos reorganizando esas dos secciones, no solo desde el punto de vista de las personas sino también del trabajo que se hace allí.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta el área de redacción?

Desde el punto de vista de redacción el principal desafío es el de los contenidos, hay que trabajar cada vez mucho más en lo que respecta al análisis e información hacia nuestros lectores, análisis profundo e investigación son los puntos que intentamos trabajar, sobre todo en las dos secciones Qué pasa y Domingo que son específicas para eso. El otro desafío es la primicia, estar siempre informados y al momento, eso es clave para la redacción. Pero por sobre todo, el desafío es ir trabajando cada vez más el desarrollo web de las noticias, nosotros somos históricamente un diario pero ya hace muchos años que estamos trabajando en la generación de contenidos a través de la web, que es algo muy distinto. Ese es el valor agregado que nosotros queremos ir dándole a los lectores, que tengan el papel pero que también en la web encuentren información importante, destacada y que le deje algo de reflexión al lector.

En la trillada discusión de si lo digital va a sustituir al papel ¿de qué lado te encontrás?

No creo que el diario papel desaparezca, estoy convencido de que no va a desaparecer, sino que va a ser un complemento de la web. Los dos formatos tienen que tener enfoques distintos, tienen que dar información distinta, la información del papel va a seguir siendo importante y la de la web también. Cada formato tiene características distintas, uno prioriza la rapidez, la noticia instantánea y el otro es de carácter más profundo, de análisis, pero creo que uno se complementa con el otro. No creo que uno mate al otro.

Sin embargo, es un rubro que se ha ido reconvirtiendo y que va a tener que seguir haciéndolo constantemente…

Exactamente, nosotros consideramos que el cambio y no solo en la parte de la redacción, tiene que ser constante. El cambio es lo único permanente que vamos a tener y así lo estamos tratando de vivir, es una empresa de 100 años, con toques de tradición que no vamos a perder pero que sí sabemos que tenemos que aggiornarnos a los tiempos que corren y adaptarnos a las nuevas necesidades de los lectores y de nuestros anunciantes, que son los dos claves en este tipo de organizaciones.

¿Qué papel tienen las acciones de recursos humanos en esta reconversión?

Primero que todo, formando equipos. A las empresas las hace su gente, parece bastante cliché pero es la realidad, uno cuando deja una empresa se va con penas o con alegría por la gente con la cual trabajó. Formar equipos es lo principal en lo que nosotros estamos trabajando, que estén alineados a las necesidades del negocio y a las necesidades de las áreas en las que estamos trabajando con liderazgos bien marcados. El mayor desafío que nosotros tenemos es adaptar esa cultura tradicional que tenemos hoy e incorporar gente joven, gente con una idea y con un pensamiento más digital, que trabaje más en temas de multimedia, de fotografía por ejemplo. La mayor colaboración que hacemos es en la incorporación del personal, en el desarrollo y en la capacitación de ellos para hacer de la redacción un departamento que esté aggiornado con las necesidades de nuestros lectores, tanto a los de 50, 60 u 80 años como a los jóvenes de 20 que ya están informándose. Nuestro mayor desafío es generar y desarrollar eso.

En el proceso de búsqueda y selección de personal del equipo de redacción ¿es un rubro que acude a las personas referenciadas y a los contactos? ¿O realizan llamados abiertos a todos por igual?

Yo principalmente no descarto uno con otro, a mí me parecen importante los contactos y me parecen importante las referencias de la gente que trabaja ahí adentro con nosotros, porque en definitiva son los que más conocen lo que nosotros necesitamos desde el punto de vista periodístico. Por otro lado, también buscamos en el resto del mercado a través de llamados, a través de acuerdos con universidades que tenemos, también seleccionamos personas de ahí. Utilizamos los dos canales, no prima uno sobre otro y tampoco descarto uno por otro.

¿Cómo hacen para poder llevar adelante, de forma integral, a quienes recién se están insertando en el mundo laboral -que tienen otras características-, con quienes están hace más años en la empresa? ¿Es ese un desafío?

Sí es un desafío. Lo resolvemos con liderazgo, lo importante es que cada uno de los jefes o gerentes pueda hacer una gestión de recursos humanos propia, sin necesidad del departamento, sino que ellos sean los propios gerentes de recursos humanos que ayuden a la integración de esas dos generaciones que en algunos casos son muy diferentes. Para nosotros son necesarias las dos generaciones en definitiva, porque nuestro público es absolutamente abierto. Lo que hacemos es trabajar mucho con ellos, en el diálogo del día a día, capacitando a los jefes y gerentes en cómo interactuar con jóvenes, frente a problemáticas ayudarlos en la gestión de la resolución de los problemas.

¿Cómo se da esa instancia de capacitación?

Una vez por año relevamos todas las áreas y después vamos viendo el cumplimiento de los objetivos de ese relevamiento que generamos. El ida y vuelta con los jefes y gerentes es constante y vamos hablando de las personas que trabajan en su área, no solo en cuanto al desarrollo de las capacitaciones necesarias, sino en el desarrollo de la actividad diaria de cada una de las personas que trabajan. Tratamos de darles el lugar y el espacio para que eso se genere.

Otra área que hoy en día requiere mayor atención es la comercial ¿cuáles son los principales desafíos que enfrenta el negocio ahí?

Los desafíos comerciales tienen que ver principalmente con seguir dándole a nuestros anunciantes los mismos resultados que han tenido hasta ahora, resultados que están a la vista por lo que es nuestro diario a nivel del mercado. Hoy en día, en Uruguay, la mayor parte de la publicidad pasa por el diario El País, entonces el desafío es aggiornar a nuestros ejecutivos de cuentas, nuestros vendedores, en la forma de vender que se necesita en estos tiempos. Sobre todo por la variedad de productos que tenemos, tanto en lo digital, print, publicidad de contenidos y eventos. Hay un montón de publicidad no tradicional que las empresas están necesitando cada vez más, nosotros intentamos ser socios y asesores de nuestros clientes, poder darles la mejor solución a las necesidades que ellos tienen, ese es el objetivo principal.

El formato del diario digital trajo consigo un cambio en la forma de hacer publicidad y un cambio en el negocio ¿qué estrategias han llevado adelante respecto a esto?

Sí, exacto, hoy en día los lectores digitales son quienes marcan el camino. También la segmentación es un cambio importante, con la lectura digital hay un montón de información extra que antes era más difícil de saber, hoy podés saber cuántas personas te leen, en qué momento, cuáles son las notas más leídas y toda esa información es el valor agregado que nosotros tenemos para nuestros anunciantes. Poder vender publicidad de acuerdo a las necesidades que ellos tienen, pero además hay un montón de productos comerciales que van de la mano y que no es uno u otro, sino que muchas veces es un complemento entre lo print y lo digital que necesita el anunciante. Lo que intentamos hacer con nuestros clientes, en este caso con los anunciantes, es brindarle una solución de valor, que ellos tengan un resultado inmediato y claro de las acciones que hacen a través de nosotros, desde el punto de vista de la comunicación. Por otro lado, la publicidad in content como nosotros le llamamos -que es de contenido de las marcas- también es algo que estamos viendo que se está desarrollando a grandes escalas y a una velocidad muy grande, que tiene que ver con las necesidades de las empresas de contar historias, de contar anécdotas y de darle un valor agregado a ese lector, de generarle algo que no sea únicamente la venta y la presencia de marca, sino que ese lector se pueda llevar algo de eso, en eso estamos trabajando mucho.

Hay quienes creen que la búsqueda de la primicia y la rapidez va en desmedro del análisis y la información profunda que caracterizó al periodismo de otros tiempos ¿cómo se busca el equilibrio entre estas dos cuestiones?

Desde el punto de vista periodístico, a través de la experiencia de la gente que toda la vida trabajó en la redacción, las editoriales, el inculcarle a las personas que ingresan que esto no es un diario de información rápida, sino de análisis y de información profunda. Nosotros no queremos noticias al boleo, nosotros necesitamos darle al lector credibilidad, veracidad, seriedad, fidelidad de la información. Son todas características necesarias para que el lector crea en nosotros que es lo que siempre hemos tratado de promover, y para eso creo que la gente con experiencia dentro de la redacción es fundamental. Nosotros tenemos dos áreas marcadas que se dedican fuertemente al periodismo de investigación, más allá de que todas las áreas se dedican a profundizar la noticia.

Respecto a las tendencias del mercado laboral, las nuevas generaciones han presentado un cambio en la cultura de trabajo ¿perciben esto?

Sí, totalmente. Desde lo personal, los jóvenes tienen una necesidad de la inmediatez, tanto en cuanto a conseguir una determinada posición, en llegar a un lugar jerárquico que en otros años se ganaba con mucha trayectoria, como también económicamente hablando. No proyectan tanto como antes, el año que viene no saben lo que van a hacer, no hay una claridad de proyectos pero sí tienen claro que quieren ya lo que se les ocurra, sin considerar lo externo, sin considerar la trayectoria, sin considerar que es necesario ir haciéndose un nombre, sin considerar que es necesario demostrar que tienen el nivel necesario para posicionarse en otro lugar.

¿Cómo se logra entonces ese equilibrio entre generaciones que tienen comportamientos y objetivos tan diferenciados?

Lo importante ahí es dejarles el lugar para crecer, la clave es el empoderamiento, darles la posibilidad a los jóvenes de crear, de hacer, de proyectar, de trabajar con ciertas libertades. Lo importante –a mi entender- y lo que nosotros buscamos es que hagan, que puedan tener ideas y que las puedan ejecutar. ¿Cómo se hace para saciar eso? Lo que nosotros intentamos es aplicar las ideas que puedan traer, desde un producto, hasta una entrevista, o desarrollar un video o una entrevista periodística audiovisual. Queremos que eso pase, cuando buscamos personas para trabajar en todas las áreas pedimos que tengan ganas de hacer, que sean creativos, que sean innovadores. Además, para nosotros es muy importante que sepan trabajar en equipo y en unión, que puedan pensar en un todo y no solamente en su sección. Lo que promovemos y buscamos es eso, ideas y ejecución.

Nosotros estamos intentando ser una empresa más flexible, más adaptable, que pueda adaptarse, en la redacción hemos intentado generar acciones que flexibilice el trabajo. Desde el horario hasta la apertura del diálogo que quizás en otras épocas no se daba tan así.

¿Tienen mucha rotación de personal?

No, es muy baja la rotación. A pesar del momento por el cual está pasando la industria periodística tenemos una rotación muy baja, te diría que debe de estar en menos de 1%, es muy baja.

¿A qué atribuís eso?

Al buen ambiente de trabajo y la gama de beneficios interesantes que brindamos. No somos una empresa de un control estricto de horario, en algunas áreas, tratamos de que cumpliendo los objetivos se pueda trabajar de forma flexible. No te voy a decir que somos Google pero estamos tendiendo a eliminar la rigidez que una empresa tradicional puede llegar a tener.

A nivel profesional ¿cuáles fueron los principales desafíos a los que tú como gerente tuviste que enfrentarte?

A lo organizacional, a adaptar la estructura a las necesidades que tenemos hoy. Una estructura compacta, sólida, profesional, una estructura que se adapte a los cambios y una estructura que sea equilibrada con los ingresos del negocio. Esos han sido los desafíos del último año y medio, pero no son los desafíos que tenemos a futuro. De lo que resta del 2017 al 2020 vamos a trabajar mucho en lo que es cultura de trabajo, vamos a trabajar mucho más en capacitación y vamos a trabajar mucho en el liderazgo de nuestros jefes y gerentes. En los próximos tres años tenemos que estar muy sólidos en esos aspectos, y obviamente buscar la eficiencia organizacional desde todo punto de vista.  

¿Cuál es la cultura de trabajo que va a intentar implementar El País en los próximos años?

Estamos definiendo cinco valores claves que buscamos que nuestra gente tenga y trabaje. Uno es el trabajo en equipo, otro es la adaptabilidad, otra es la austeridad en el sentido de buscar la eficiencia con la menor cantidad de recursos necesarios. Queremos imponer una cultura de start up, con todo lo que eso implica para una empresa con tanta trayectoria como la nuestra. Tenemos líderes que ya vienen con esa cabeza, que ya están enfocados en eso. Hoy en varios sectores de la organización estamos teniendo gente joven con la necesidad y con la convicción de trabajar bajo esos parámetros y esa cultura de start up que estamos promoviendo. El otro valor es la orientación del mercado, pensado como stake holder, que todo lo que hagamos esté pensado para ellos, ese es el desafío que tenemos y es lo que va a permitir que nuestra estrategia se desarrolle. Cualquier estrategia que hagas si no la acompañás de una cultura de trabajo se por sí sola. Peter Drucker lo decía: “La cultura se come a la estrategia todos los días en el desayuno”, y eso es así, por más estrategia que tengas si no la acompañamos con una forma de trabajar que proyecte eso, no es viable y al corto plazo te vas a dar cuenta de que no lo vas a poder lograr.

La piedra fundamental es trabajar en la cultura, fortaleciendo los liderazgos, queremos que nuestros líderes inspiren a la gente a hacer, a no acostumbrarse, a no achancharse con un puesto, con una forma de hacer, sino a estar buscando siempre algo distinto. Por más que hoy lo que estemos haciendo esté dando buenos resultados, ya tenemos que estar pensando en qué hacer más adelante porque los resultados hoy en día son a corto plazo.

Lo único constante es el cambio y eso nosotros lo sabemos bien, por eso queremos que la gente también lo viva así, para que cuando esos cambios se generen no sea algo traumático o que impacte de forma negativa, sino que sea parte de vivir haciendo para que las cosas mejoren y que todo vaya bien.

Comentarios:

Dejá tu Comentario: