Gianella D'angelo, Talent & Culture Manager de Sofitel

Sofitel revivió el alma de un gigante que descansaba y lo convirtió en el hotel más lujoso de Montevideo de la mano de la gerenciadora, Accor Hotels. Gianella D'angelo, Talent Enculture Manager de Sofitel participó de nuestra sección “La mirada de…”, en la que nos acompañan Campiglia Construcciones y Edenred y esto fue lo que nos contó…

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

¿Cómo describirías el presente de Sofitel?

El presente es muy positivo, año a año hemos crecido muchísimo y estamos en un excelente momento.

¿En qué aspectos han crecido?

Hemos crecido en la ocupación, en la cantidad de eventos, en la calidad de los equipos, hemos ido mejorando y trabajando para poder estar cada año mejor que el anterior.

¿Cuántas personas trabajan actualmente en Sofitel?

Somos unos 130 embajadores, más el personal que se contrata para eventos puntuales. 

¿Qué índice de rotación tienen?

Nuestra rotación está acorde a lo que es la media de hoy en día, cuando hablamos con otros hoteles colegas y comparamos vemos que no está siendo un problema, sí tenemos rotación pero de la saludable que cualquier compañía tiene, con niveles normales.

¿Trabajan en la retención del talento?

Sí. Accor Hotels como compañía multinacional tiene excelentes programas de retención del talento y además de aplicarlos, hacemos adaptaciones a nivel local que sean más cercanas a nuestra cultura, tratamos de buscar acciones y beneficios que les interesen a nuestros embajadores (así les decimos a los trabajadores).

¿Qué es lo que los embajadores les exigen?

Principalmente los embajadores buscan oportunidades de crecimiento, nos demandan muchos programas de desarrollo y nosotros también podemos ofrecerlos, tanto a nivel interno como externo. Tenemos varias movilidades internacionales, ayudamos a que puedan irse a otros países, siempre y cuando cumplan con los perfiles y la documentación necesaria. Además, internamente tenemos mucha promoción. Lo bueno que tiene el hotel es que una persona puede empezar trabajando como bachero y puede ir ascendiendo y cambiando de áreas. Asimismo, hacemos cross training, donde les permitimos capacitarse y trabajar en diferentes áreas.

¿Qué otros factores además de las oportunidades de crecimiento, logran motivar a los trabajadores?

La comunicación, por eso tratamos que la comunicación vaya para todos lados, que sea fluida, ahora implementamos un nuevo sistema de comunicación interna para poder llegarle a todo el equipo. También hacemos reuniones bimensuales y mesas abiertas mensuales que son instancias donde los embajadores almuerzan de forma distendida con el gerente General para intercambiar inquietudes. Es una cadena de lujo entonces siempre tratamos que el huésped tenga un servicio único y eso lo logramos si nuestra gente está contenta y con sus necesidades satisfechas.

El rubro es muy exigente en cuanto al horario ¿pueden manejar flexibilidad de algún tipo?

Sí, es un rubro que trabaja las 24 horas de los siete días, la gente ya sabe que el rubro es así, pero intentamos tener flexibilidades en ciertas circunstancias, para nosotros cada persona es única y analizamos caso por caso. Hay veces que se puede y hay veces que no pero intentamos que todos estén contentos.

¿Qué promedio de edad tienen sus embajadores?

El promedio de edad es de 29 años. El desafío es poder satisfacer todas las necesidades de cada uno de ellos -que son bien diferentes y bien parecidas en algunos aspectos-. Es un ambiente muy lindo porque se da un mix de generaciones y la articulación entre todas estas edades genera un buen ambiente en el que todos aprenden de todos.

A la hora de seleccionar personal, además de las competencias técnicas de cada cargo ¿en qué otros aspectos hacen hincapié?

Hacemos foco en los valores porque es lo que creemos que nos garantiza un buen ambiente de trabajo. Valores como la honestidad, el respeto, la transparencia, la creatividad, fomentamos que la gente pueda aportar sus ideas. Creamos una sala descontracturada para el equipo, la idea es que puedan ir ahí a hacer propuestas. Buscamos que la gente se divierta, que lleguen y se vayan contentos.

¿Cómo describirías la cultura de trabajo de Sofitel?

Es una cultura que está orientada a la excelencia, a alcanzar los resultados y a ser divertida, es un mix entre esas tres cosas. Somos muy exigentes porque estamos acostumbrados a trabajar con un público que es muy exigente y como único hotel de lujo de Montevideo que somos, tenemos esa exigencia de tratar al huésped como único y también trasladamos eso a nuestro equipo.

¿Cuáles son los objetivos para este 2018?

Un objetivo claro es seguir siendo líderes en el mercado hotelero, seguir teniendo al personal cada vez más comprometido y calificado.

Gracias a quienes nos acompañan:

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: