¡Ojo con los alimentos! La listeriosis asusta

(Por Dra. Q.F. Yenny Pinchak)

La listeriosis es una infección grave causada por consumir alimentos contaminados con la bacteria Listeria monocytogenes. Esta bacteria es un microorganismo ubicuo que se encuentra en suelos, agua, aves, animales salvajes y domésticos. 

Image description
Image description
Image description

Este microorganismo se reproduce aún a temperaturas de refrigeración, por lo que si un alimento se contaminara con listeria y se mantuviera refrigerado antes de su consumo, la temperatura de almacenamiento permitiría su desarrollo; su número aumentaría en el alimento contaminado llegando a valores que podrían causar listeriosis. Los principales alimentos involucrados en la transmisión de Listeria son: bandejas de ensaladas de vegetales crudos prontos para consumir, sándwiches tipo olímpicos, jamón y salchichas tipo frankfurters, leche, quesos y jugos no pasteurizados.

La enfermedad afecta principalmente a personas de edad avanzada, embarazadas, fetos en desarrollo, recién nacidos y adultos inmunocomprometidos, pero también puede afectar a personas que no presentan estos factores de riesgo. El período de incubación varía entre  3 a 70 días luego de haber consumido el alimento, siendo lo más frecuente unos 20 días. Los síntomas se manifiestan como un cuadro febril agudo leve en individuos sanos, mientras que en personas inmunocomprometidas se puede manifestar de forma más severa: meningoencefalitis, septicemia o ambas, acompañadas de fiebre, náuseas y vómitos. En embarazadas puede provocar abortos espontáneos o muertes fetales, partos prematuros o infecciones en el recién nacido ya que puede atravesar la placenta, ocasionando septicemia o meningitis.

El MSP advierte un aumento de notificación de casos de listeriosis. Para prevenir dicha enfermedad transmitida por alimentos es necesario que la población tome en cuenta ciertas recomendaciones al preparar y consumir alimentos:

- Cocinar completamente los alimentos crudos de origen animal (carne de res, pescado, pollo o cerdo).

- Lavar minuciosamente con agua potable las frutas y verduras  que se van a consumir crudas. Posteriormente desinfectar,  sumergiendo las mismas durante 15 minutos en una solución de hipoclorito de sodio (una cucharada 

- Separar carnes crudas de vegetales y de alimentos cocidos y prontos para su consumo, durante su preparación así como en su almacenamiento.

- Lavarse correctamente las manos luego de manipular alimentos crudos.

- Lavar y desinfectar los utensilios utilizados (tablas, cuchillos, bandejas, platos, etc.) luego de manipular alimentos crudos.

- Consumir los alimentos perecederos y prontos para el consumo lo más rápido posible después de adquirirlos y antes de la fecha de expiración.

- Evitar consumir leches sin pasteurizar y otros alimentos elaborados con este tipo de leche (yogur y queso).

- Evitar consumir jugos de fruta envasados sin pasteurizar.

Recomendaciones particulares y adicionales para personas con alto riesgo (embarazadas y adultos inmunocomprometidos):

- No comer carnes y mariscos crudos o poco cocidos, frutas y verduras frescas sin lavar y desinfectar.

- Antes de comer frankfurters y carnes frías calentar a elevadas temperaturas hasta que emitan vapor caliente. Seguir las mismas recomendaciones para fiambres. 

Comentarios:

Dejá tu Comentario: