El azúcar bajo sospecha: la nueva tendencia global en el consumo de alimentos

(Por Ing. Quim. Daiman Murro, docente de ISALUD Uruguay)

New Nutrition Business publicó un análisis de las diez principales tendencias para el 2016 en el mercado de consumo de alimentos, con foco en las tendencias de crecimiento a largo plazo y los cambios que posibilitarían un incremento en las ventas y/o también en los precios.

Image description

El reporte de Nielsen de noviembre 2015 indica que el 58% de los uruguayos modificó entre 2014 y 2015 sus hábitos de consumo por concepto de ahorro, aunque no se perciba con preocupación la situación laboral personal. El 55% de los consumidores se mantuvo en la misma marca buscando las promociones (mailing) de las cadenas y pasando a presentaciones de mayor volumen, y como última opción hay búsqueda de otras alternativas (menor precio). Por otra parte, hay familias que visitan cuatro o cinco tiendas diferentes para completar el surtido habitual. Se da una pérdida de participación de los canales tradicionales y una transferencia hacia las tiendas de conveniencia o cercanía en donde se ofrecen beneficios adicionales, y también hacia formatos pequeños (fast) de supermercados grandes. Otro cambio relevante es la propensión hacia la compras de comidas saludables como vegetales, frutas, y aguas.

En un estudio realizado en Alemania por Nestlé, las costumbres de consumo de alimentos indican que el trabajo afecta significativamente los hábitos, lo hace más en los patrones de las mujeres que en los de los hombres, lo que responde a la preocupación por la dieta. Entre los profesionales (mayormente en mujeres) y jóvenes (menores de 30 años) con rutinas diarias impredecibles y semanas de trabajo entre 40 a 49 horas, no hay horarios definidos y “se come cuando se tiene hambre”. “Picar” es la tendencia y comer “on the go” es una opción que está tomando predominancia en dichos consumidores.

Por otra parte, la OPS en su informe "Alimentos y bebidas ultraprocesados en América Latina: tendencias, efecto sobre la obesidad e implicaciones para las políticas públicas" sobre un estudio realizado entre 2000 y 2013 en 15 países de Latinoamérica (incluido Uruguay) y Norteamérica, se advierte del consumo de alimentos “ultraprocesados” como causa principal del sobrepeso creciente. Según dicho comunicado, Uruguay es el país que tuvo mayor crecimiento (146%) de consumo per cápita de dichos alimentos “ultraprocesados”. El informe analiza la venta de productos dentro de los que incluye: bebidas carbonatadas no alcohólicas, refrigerios dulces y salados, cereales de desayuno y barras, golosinas, helados, bebidas deportivas y energéticas, jugos de frutas y vegetales, té y café embotellados, pastas para untar, salsas y comidas preparadas.

La CIALI (Cámara Industrial de Alimentos) ha mostrado preocupación por este comunicado y sus posibles consecuencias.  Dado que el objetivo que se persigue es una mejora en la salud del consumidor, por disminución de sobrepeso, el comunicado puede resultar confuso, en el entendido que toda empresa que elabora un alimento realiza un proceso y, como tal, dicho alimento es el resultado de ese proceso. El objetivo primario de un alimento es satisfacer las necesidades nutricionales, y en muchos casos presenta, además, propiedades beneficiosas para la salud.

Entonces, ¿qué son los alimentos “ultraprocesados”? ¿Cómo se los define? Es importante avanzar en la definición de este concepto para no transmitir dudas, y para brindar al consumidor mayor información que le permite decidir en forma objetiva y a las empresas que elaboran alimento un marco regulatorio claro y objetivo.

Veamos a continuación cinco de las diez tendencias del reporte New Nutrition Business, en otra edición posterior comentaremos las cinco restantes.  

1ª tendencia clave: Bebidas redefinidas - nuevas oportunidades de nichos saludables.

Cambio significativo en las bebidas, marcas de refrescos como Pepsi y Coca-Cola han sido durante mucho tiempo las marcas que definen el mercado de las bebidas, y en Latinoamérica y en Uruguay particularmente, el consumo de bebidas gaseosas se ha incrementado sensiblemente como consecuencia de un mejor poder adquisitivo, el nuevo concepto es pasar a las aguas de frutas y/o aguas de plantas.

El futuro es de nicho: Las empresas de bebidas encuentran cada vez más oportunidad, en la gestión de una cartera de marcas de nicho, la restauración de una variedad de gustos y preferencias. Azúcar bajo sospecha: La creciente preocupación de los consumidores sobre el azúcar, junto con un alejamiento de los edulcorantes no calóricos (de todo tipo), significan que incluso versiones de dieta de las marcas tradicionales podrían colapsar. Jugos de fruta en declive: los zumos/néctares de frutas están en declive a largo plazo. Marcas líderes en el segmento de los niños como Heinz, han eliminado el jugo y lo reemplazaron con agua de sabor y toda una generación está creciendo sin el hábito de jugo de fruta. Raro pero… A ver: Cualquier cosa que la industria percibe como demasiado extraña o demasiado nicho tiende a tener éxito (como ocurre con las bebidas energéticas como Red Bull). La naturaleza “naturalmente dulce”, “naturalmente bajos en calorías” de las aguas saborizadas, como por ejemplo agua de coco y jugos mezclados con éstas.

2ª tendencia clave: “Snackification” - no hay límites.

Foco en los jóvenes (18-30 años), son los mayores consumidores de snacks. Estar abiertos a las muchas oportunidades de nuevos productos saludables. Reinventar "viejos" snacks: La reinvención de bocadillos de carne como de alta calidad, sabroso y producto sano. Dar a los consumidores “una pausa para disfrutar” de un snack indulgente es una de las estrategias de marketing más eficaces. Esto generalmente se logra mejor mediante el uso de ingredientes con un halo positivo "naturalmente sanos" (como los frutos secos, frutas, granos buenos) combinado con el uso de chocolate. Combinar esto con la estrategia de snack “Premium”. Los snacks premium determinan la tendencia incluso en mercados sensibles al precio como el nuestro.

3ª tendencia Clave: Lácteos - renacer como un alimento completo y natural.

El futuro de los productos lácteos es hacia la fragmentación, y repensar la grasa láctea abre posibilidades. Muchos consumidores (los más jóvenes en particular) están volviendo a la “grasa total” y el mejor sabor que ofrece. Los productos que ofrecen buen sabor e indulgencia tienen más probabilidades de tener éxito. Mover hacia productos tipo snacks como yogur salado, y en particular el queso tienen potencial como productos de snack “cualquier momento del día” en formatos únicos.

Azúcar bajo sospecha, podría acelerar alejamiento de bajo contenido de grasa. La demonización de azúcar significa que los yogures bajos en grasa, que son típicamente más altos en azúcar que los yogures ricos en grasa, perderán su halo de salud durante los próximos 5 años cambiando la preferencia del consumidor.

4ª tendencia clave: redefinición de la dulzura.

El azúcar es la nueva grasa: El azúcar ha reemplazado la grasa como una de las principales preocupaciones de los consumidores: lo asocian con la obesidad y la diabetes. La marea se ha vuelto contra el azúcar. Pero esto es un desafío que no puede ser resuelto con edulcorantes artificiales, dado que la gente tampoco quiere esos y hasta ahora no hay alternativas. Stevia se introdujo en ese concepto pero no parece haber aceptación. Pérdida de nuestro gusto por lo dulce? El incremento de ventas de aguas saborizadas, aguas vegetales y snacks salados parece sugerir este comportamiento. Abrazo menos dulce: Las empresas deben buscar formas de comercializar productos menos dulces que todavía tienen buen sabor.

5ª tendencia clave: La fragmentación de la mente de los consumidores.

Cultura más amplia de la fragmentación: Cultura de in & out cuando se trata de comida y bebida. La fragmentación es ahora una fuerza de definición de los mercados de alimentos y bebidas: Los consumidores crean su propia definición de lo que es una dieta saludable - mezclar la salud y la indulgencia - y experimentar con nuevos sabores a un ritmo que las grandes empresas se esfuerzan por mantener.

La tecnología permite elegir: Accesibilidad a la información y comercio electrónico motiva que se puede pedir y probar lo que llame la atención fácilmente.

Tomar sus propias decisiones acerca de la salud: los consumidores se han vuelto escépticos acerca de las "opiniones de expertos" y se permiten más libertad para crear su propio normas sanitarias (mientras que al mismo tiempo utilizando el Internet para decidir por sí mismos lo que es saludable y lo que no, e incluso auto-diagnóstico).

Voluntad de experimentar: Diversión al mezclar su dieta a partir de una variedad de culturas y cocinas, algo que los Millennials han aprendido y ostentan.

El informe completo está disponible en New Business Nutrition.

Comentarios:

Dejá tu Comentario: