Mariela Arrieche, gerente de Marketing de Tupperware

(Por Sabrina Cittadino) Mariela Arrieche comenzó a trabajar como gerente de Marketing de Tupperware en Uruguay hace ya casi dos años. Sin embargo, su experiencia con la marca se remonta al 2008, cuando durante cinco años trabajó en el mismo cargo pero en Venezuela, su país natal. Hoy, en Uruguay, Arrieche busca distintas estrategias para potenciar, en un mercado estable, el deseo del público por comprar un producto muy vinculado al empoderamiento de la mujer. Sobre esto, y otros temas, nos contó en uno de los apartamentos, equipados por Pop Design, del Desarrollo Estrellas del Sur, de Campiglia Construcciones.

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Tupperware ha logrado que la marca, su nombre, se transformara en un genérico para los recipientes para transportar comida, así como Chupa Chups los hizo con los chupetines o Coca-Cola con las bebidas cola, por ejemplo. Así y todo, hace ya unos años que uno de los directores de Tupperware en EEUU había dicho que no era algo que le hacía demasiada gracia, el hecho de que a cualquier recipiente se le dijera “tupper”, porque los de Tupperware son únicos. ¿Coincidís en que termina siendo una especie de efecto colateral negativo para la marca?

No necesariamente, porque ser un genérico es un privilegio de pocos. Adicionalmente, eso te habla mucho de ese top of mind que se está generando en las cabecitas de muchas personas que te tienen presente a la hora de adquirir un producto. Obviamente, eso lo que hace es que tengamos que vigilar que no se desvirtúe el buen uso de la marca, que la gente no se confunda con aquellos productos que no sean Tupperware. Ese es un gran problema. Pero tenemos la ventaja de tener una marca líder, con una penetración altísima y con un excelente top of mind.

¿En dónde está la diferenciación que la marca busca con sus productos?

Tupperware se ha caracterizado por sus altos estándares de calidad. Definitivamente lo que diferencia a Tupperware del resto es su calidad, su promesa de hermeticidad y porque sus productos han revolucionado la vida de millones de mujeres desde los años 40.

¿Cuál es el mejor canal para transmitir esa diferenciación: la consejera, el boca a boca o la marca lo hace por sí sola por la fuerza del nombre?

Una de las cosas que despegó a Tupperware del resto fue esa capacidad de demostrar la diferencia. Esa es una de las ventajas competitivas más grandes: demostrar que uno verdaderamente tiene en sus manos el mejor producto. Es muy lindo cuando una persona puede comprobar por sí misma el uso sencillo de un Tupperware.

Si bien hacen uso de las redes sociales y en ellas se puede ver que permanentemente realizan diversas acciones con clientes y consejeras, tanto para el caso de la línea de cosméticos Nuvó como para Tupperware, hay muy poca publicidad en la calle y en los medios. ¿Por qué no apelan a las campañas masivas?

Nuestra principal fortaleza es el contacto humano… Ese boca a boca. Es una de las cosas mágicas que ha tenido el negocio. Nos basamos mucho en redes porque no estamos fuera de las tendencias de hoy en día, y aunque la comunicación evolucione, no dejamos de ser seres sociales.

Si no se está en redes sociales, se pierde parte de ese contacto humano que buscan…

Exactamente.

Habías estado trabajando como gerente de Marketing de Tupperware entre el 2008 y el 2013 pero en tu país natal, en Venezuela. Si bien estamos hablando de una diferencia de algunos años, ¿las estrategias de marketing que has implementado en Uruguay y en Venezuela distan mucho entre sí?

Sí, son estrategias diferentes, incluso hasta la forma de comercializar. La diferencia está, básicamente, en que Venezuela es un mercado que atraviesa una crisis a nivel país muy grande y constantemente, a diario, se están cambiando las estrategias por el dólar, por el mercado o por diversos elementos. Eso genera un ritmo distinto al de un país como Uruguay que tiene una estabilidad en todo lo que es su inflación, con un proceso distinto a la hora de enfrentar los cambios, entonces hay que adaptarse a eso.

¿Es más desafiante Venezuela como gerente de Marketing?

Diría que en cada país está su peculiaridad. Aquí uno de los grandes retos es, en medio de una gran estabilidad, motorizar e impulsar el deseo por el producto.

¿Cuáles son las principales estrategias para generar ese impulso en Uruguay?

Estando cada vez más cerca de la gente.

¿Cómo se lleva eso a la práctica: a través de la consejeras y de las redes sociales?

De muchas maneras. No solo son las redes, las presentaciones de los catálogos… Es todo un combo. Hay muchos detalles que nos permiten encontrar esa magia de estar cada vez más cerca de la gente.

¿Ese es el principal desafío que encontrás en tu trabajo actualmente?

Entre otros, yo diría que sí, porque se está construyendo una relación. Tupperware va mucho más allá de un producto equis, no es algo frío, es intentar potenciar el poder de la mujer. La idea no es pensar en Tupperware como un producto de plástico, es mucho más que eso. Hay un gran concepto detrás: cuando una mujer tiene confianza en sí misma se come al mundo, y eso es lo que nosotros buscamos no solo con Tupperware, sino con toda la línea de negocios.

Por eso es que se vende a través de las consejeras y no en puntos de venta…

El negocio siempre ha sido así. Tupperware surge en 1946 y la gente no entendía para qué era. Apareció una señora como Brownie Wise y quiso salir a demostrar que el producto era extraordinario. Generó toda una revolución a través de esto, que hace que muchas mujeres se sientan confiadas y digan “sí puedo”.

¿Cuál es el producto estrella de Tupperware en Uruguay?

Todos, pero en mi opinión te hablaría de un producto en particular: EcoTwist.

¿Son las botellas?

Sí. En todo el mundo, no solo en Uruguay, es concebido como un producto fantástico, que apoya la hidratación, el bienestar, a lo que la marca siempre ha apostado. Es uno de los imperdibles de Tupperware.

Sobre Desarrollo Estrellas del Sur. Las entrevistas de InfoNegocios se realizan en un apartamento de la torre de 25 pisos del Desarrollo, que está prevista que comience a entregarse en diciembre de este año. El Desarrollo de Campiglia consta de dos torres de 12 y 25 pisos y de un edificio de cuatro pisos -al cual se ingresa por la calle Isla de Flores-. Los apartamentos de Estrellas del Sur Torre 25, cuentan con unidades de 1 y 2 dormitorios, placares y aire instalado en el living. La última etapa de este proyecto se entregará en junio de 2018. Estrellas del Sur está a dos cuadras de la rambla y minutos del Centro y Ciudad Vieja. Cuenta con excelentes vistas panorámicas a la bahía y a la ciudad, además de tener una plaza privada de más de 2.100 metros cuadrados con espacio de deporte para adultos y espacios recreativos para niños. Por otra parte cuenta con seguridad las 24 horas, acceso electrónico, CCTV y servicio de lavadero tercerizado.

Agradecemos especialmente a Rotunda, a BYD, a Aquarius y a Jugos Del Valle, quienes apoyan desde el inicio esta nueva sección de InfoNegocios.

Comentarios:

Dejá tu Comentario: