Carlos Aliano, jefe de Marketing y Comunicación de Sures Bienes Raíces

(Por Pía Mesa) Carlos Aliano es licenciado en Diseño Gráfico y cuenta con un postgrado en Dirección de Marketing. Ha trabajado para empresas como Lapataia, Mitsubishi, Prosegur, Hershey's entre otras, aunque actualmente se desempeña como jefe de Marketing y Comunicación de Sures Bienes Raíces. Aliano participó de nuestra sección de entrevistas que realizamos en uno de los apartamentos, equipados por Pop Design, del Desarrollo Estrellas del Sur de Campiglia Construcciones.

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

¿Cómo surge Sures Bienes Raíces?

Sures surgió hace diez años, en el 2007, como una desarrolladora inmobiliaria, los dos primeros proyectos que realizó –asociado con Campiglia Construcciones- fueron edificios de viviendas y, a partir de eso, el director de la empresa consideró que además de desarrollar el edificio estaba bueno comenzar a vender. A raíz de eso, se decidió crear el área inmobiliaria de Sures y ahí fue que –hace seis años-  ingresé a la empresa, con el objetivo de desarrollar la marca y posicionar la empresa.

¿Cuáles son los servicios que ofrecen actualmente?

Sures trabaja en varias líneas de negocio, por un lado trabaja en la parte de desarrollo, es decir la etapa previa a la construcción del edificio en donde se buscan los terrenos, se estudia la viabilidad del proyecto, la financiación y la búsqueda de inversores. Luego, se trabaja en lo que son las licitaciones y la búsqueda de empresas constructoras, ahí se comienza a levantar el edificio, se realiza el trabajo de marketing y publicidad y se empieza a vender a través del canal inmobiliario, esa es una parte de la cadena.

También tienen un área residencial y corporativa…

Claro, tenemos un sector que es netamente residencial, que está enfocado en las personas que buscan apartamentos y casas para vivir. Además, tenemos otro servicio enfocado a los inversores, tanto pequeños como grandes inversores. Ese es un trabajo distinto porque con el inversor se hace una tarea más de corte financiero, con flujo de fondos, con tiempos de recuperación de inversión y demás. Los requerimientos de cada área son totalmente diferentes, y por eso buscamos darle al cliente un servicio muy personalizado. Luego como tú decías está la parte corporativa, enfocada a las empresas que se diferencia en muchos aspectos de todas las otras. Por lo general, son empresas que se quieren mudar, que buscan re localizarse y nosotros los asesoramos en esa búsqueda.

¿Cuál de todas esas unidades de negocio representa la mayor parte de la facturación de Sures?

En realidad funcionan todas muy bien, pasa que una cosa son las operaciones en monto de dinero, donde obviamente el área de desarrollo maneja montos más grandes, al igual que el área de inversores. No obstante, si hablamos de cantidad de operaciones, el sector residencial es la que se lleva la mayor cantidad.

¿Cómo funciona su rubro? ¿Hay competencia desleal?

Totalmente, en Uruguay nuestro rubro no tiene una ley en lo que tiene que ver con el corredor inmobiliario, si bien es algo que la Cámara Inmobiliaria ha intentado hacer, todavía no lo ha conseguido. Hay gente que piensa que las inmobiliarias se enojan si el dueño vende por su propia cuenta, pero eso no es así. Nosotros no nos enojamos por eso, nos enojamos por la competencia desleal, porque el rubro inmobiliario en sí tiene una barrera de entrada realmente baja. ¿Qué precisas para tener una inmobiliaria? Casi que nada, un portal y un teléfono, entonces hay mucha gente que ofrece los mismos servicios que nosotros pero de forma irregular, sin pagar impuestos, y es contra esas personas que nos oponemos. Si el dueño quiere vender por su cuenta está en todo su derecho, pero nos oponemos a la inmobiliaria o al intermediario que cobra y no factura. Lamentablemente es un rubro en el que tenés competencia de todos lados.

Más allá de la competencia desleal, el hecho de no tener una ley, ¿los ha perjudicado en algún otro aspecto?

Sí, hay negocios en los que se trabaja durante mucho tiempo y a veces nos pasa que ocurre cualquier inconveniente y como no tenemos personalidad jurídica no tenemos de dónde agarrarnos, ni a quién reclamar como para poder decir: “mirá que este negocio lo estaba haciendo yo”.

¿Saben qué posición tienen en el mercado?

No, no lo sabemos, acá en Uruguay eso es algo difícil de medir. El sector inmobiliario acá tiene muy poca información y realiza muy pocos estudios de fondo. Si vos te fijás en Estados Unidos, está todo regulado porque todas las propiedades que se comercializan ingresan a un sistema que es de información pública y no cualquiera puede vender, como sí pasa acá. Allá vas caminando y podés saber que tal edificio se vendió a equis precio, sin embargo, acá pasa todo lo contrario ya que es muy difícil tener datos concretos. Si bien ahora algunos diarios y portales han empezado a realizar más estudios de situación del mercado, sigue siendo todavía un terreno del que poco se conoce.

En lo que refiere a compraventa de inmuebles, el primer semestre del año pasado fue catalogado como uno de los peores desde el 2004 ¿Cómo fue este semestre en comparación al mismo período del año pasado?

Depende un poco del tipo de inmueble del cual se hable, pero los últimos datos en cuanto a las viviendas nuevas, indican un aumento considerable. Lo que sí cayó fueron los inmuebles usados.

InfoCasas realizó un informe en el que señalaba que el valor promedio del metro cuadrado en Montevideo, era uno de los más caros de la región. ¿Cuáles creés que son los factores que influyen?

Uno de los principales formadores de precios es la mano de obra y en Uruguay sabemos que es muy cara.  Eso no pasa solo en el rubro inmobiliario, sino que ocurre en casi todos los rubros. Cuando construís, aproximadamente el 60% del precio está destinado a la mano de obra y eso es algo que no se puede bajar. Además, tenemos un dólar bastante planchado, y nosotros tenemos la eventualidad que vendemos en dólares pero tenemos que cambiarlos a pesos para pagar los salarios. Eso hace que haya que subir un poco los precios. Uruguay es un país caro en todo sentido, y nuestro rubro no es ajeno a eso.

¿Cuál es la tendencia del mercado?

La tendencia se está dando sobre todo en la faja costera, si bien no se está construyendo tanto como hace un par de años, sigue habiendo una demanda importante. Otro fenómeno que fomentó la demanda en barrios no tradicionales, fue la creación de la nueva ley de viviendas de interés social. En mi opinión, de acá en adelante los barrios que van a tener un mayor crecimiento van a ser los barrios no tradicionales de la faja costera, como por ejemplo Palermo, creo que es uno de los que más va a crecer. Por otro lado, Ciudad Vieja está cambiando muchísimo, al igual que el Centro y creo que eso es algo muy bueno para la ciudad.

¿Qué ocurre con la demanda corporativa? ¿Cuáles son las zonas que están en crecimiento?

En Montevideo lo que es urbanismo cambió bastante, y ha generado nuevos centros en todos estos años. Una zona de gran demanda es claramente la de Montevideo Shopping y el World Trade Center, ahí se generó un nuevo centro hace ya muchos años. Otro lugar en el que está pasando lo mismo es en Punta Carretas, que poco a poco se ha convertido en otro nuevo centro de la ciudad. En cuanto a gastronomía y oficinas, la zona de Carrasco, sobre Arocena también ha tenido un desarrollo importante. En ese sentido, la ciudad se ha descentralizado bastante y ya no es solo Ciudad Vieja como era antes.

¿Cuáles son los mayores desafíos que presenta el mercado inmobiliario hoy?

Hay un mito, la gente piensa que hay una cantidad de construcciones en marcha, y se preguntan: ¿A quién se lo van a vender? Sin embargo, demanda es lo que sobra, hace unos años había salido un artículo que señalaba que había una demanda de 60.000 viviendas, y todo esto que se ha construido en el último tiempo cubre aproximadamente 10.000 viviendas. Es decir que demanda sobra, el problema no es la oferta sino el acceso a la vivienda, quiere decir que la gente no puede acceder. No se ha encontrado ese equilibrio, pero demanda hay.

En ese sentido, la ley de viviendas de interés social contribuyó a disminuir la demanda ¿o su principal objetivo se desdibujó?

Sirvió mucho, fue una decisión en la que hubo consenso de todos los partidos políticos y no hubo objeciones. Si bien es cierto que muchos inversores aprovecharon la oportunidad, la ley fomentó y ayudó a que el consumidor final pudiera acceder a una vivienda.

¿Cuál es el proyecto inmobiliario más importante que tiene Sures en este momento?

Por un lado tenemos los edificios de clientes externos que estamos comercializando, y por otro lado nuestros edificios propios. En lo que respecta a oficinas, estamos en este momento enfocados en Punta Carretas Tower, la torre de oficinas frente a Punta Carretas Shopping, estamos seguros de que eso va a ser un éxito para la zona.  En cuanto a viviendas, estamos comercializando -junto con Ananikián- Forum, que es otro ícono de Montevideo.

¿Y en lo que tiene que ver con los edificios propios?

Estamos comenzando a construir en este momento 5529 Rambla, un edificio ubicado frente a la rambla, al lado de la Plaza de Virgilio, en la conocida “curva del ensueño”. Esos son los primeros apartamentos terminados a medida en Uruguay, consiste en un proyecto “de nicho”, porque se van a entregar las plantas libres para que el cliente tenga la posibilidad de trabajar junto con los arquitectos para definir y terminar el apartamento a su gusto.

¿Cuándo se entregan?

Eso se está construyendo en este momento y estimamos que se entreguen en un año y poco más. Además, estamos haciendo un edificio de oficinas, sobre la calle Perú casi llegando a la rambla. Este edificio va a tener oficinas que van desde 38m2 a 150m2 y tendrá dos plantas en la parte superior: una será un business center, y la otra estará enfocada en ofrecer una buena zona de esparcimiento y uso común con barbacoa, juegos y otras amenidades. Eso responde a una tendencia que se está viendo en el rubro corporativo, donde las empresas priorizan el lugar de esparcimiento y tiempo libre.

Están cumpliendo 10 años ¿cuáles son los objetivos específicos que se trazaron para este año?

Nuestro objetivo es seguir desarrollando los servicios que ofrecemos, cada vez los mejoramos más, y estamos muy enfocados en el servicio a medida. En cuanto a la parte de desarrollo, tenemos varios proyectos en cartera que buscan cubrir las nuevas necesidades, si bien todavía no los puedo comunicar, sí te adelanto que son productos específicos, de nicho.

Sobre Desarrollo Estrellas del Sur. Las entrevistas de InfoNegocios se realizan en un apartamento de la primera torre del Desarrollo, que fue entregada en diciembre del 2015. El Desarrollo de Campiglia consta de dos torres de 12 y 25 pisos, y de un edificio de cuatro pisos al cual se ingresa por la calle Isla de Flores. Los apartamentos de Estrellas del Sur Torre 25, se entregarán en diciembre de este año, y cuenta con unidades de 1 y 2 dormitorios, placares en dormitorios y aire instalado en el living. La última etapa de este proyecto se entregará en junio de 2018. Estrellas del Sur está a cuadras de la rambla y minutos del Centro y Ciudad Vieja. Cuenta con vistas panorámicas a la bahía y a la ciudad, además de tener una plaza privada de más de 2.100 metros cuadrados con espacio de deporte para adultos y espacios recreativos para niños. Además cuenta con seguridad las 24 horas, acceso electrónico, CCTV y servicio de lavadero tercerizado.

Agradecemos especialmente a Rotunda, quienes apoyan desde el inicio esta nueva sección de InfoNegocios.

Comentarios:

Dejá tu Comentario: