Infantozzi: padre e hija ofreciendo materiales de expresión plástica para niños y adultos

Entrevistamos a Luis y Nara Infantozzi, directores de Infantozzi Materiales, una empresa que desde 1982 se ha focalizado en la investigación, fabricación y venta de útiles escolares, y materiales de expresión plástica para niños y adultos. 

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Luis y Nara son padre e hija y, además, quienes dirigen actualmente la empresa familiar que desde el año 1982 se encarga de fabricar y vender materiales que resulten útiles para niños como para adultos. Ambos forman parte del área creativa de Infantozzi Materiales. Sin embargo, Luis es quien se encarga del área de producción, mientras que Nara maneja el área de desarrollo de diseño, de atención de algunos clientes y de importaciones.

Los directores cuentan que no tienen un lugar fijo de inspiración. Pero la generación de ideas no resulta un problema para ellos ya que generalmente suelen surgir más de las que pueden llevarse a cabo. “Fuimos los primeros que empezamos a hacer productos de calidad para el niño”, recuerda Luis.

Actualmente venden sus productos a colegios e instituciones, que ocupan el 80% de la facturación, a los padres de los niños que comienzan el colegio y, por último, a comercios como Mosca o Gandulia.

Sin embargo cuentan que la exigencia, desde que empezaron hasta ahora, ha aumentado bastante. “Nosotros arrancamos en una calle cortada en Malvín Nuevo (Santiago de Anca) donde la gente se perdía para llegar. Después de que nos mudamos para el Centro empezamos con el negocio de la venta directamente a los padres, y eso nos cambió bastante” recuerda el fundador.

Si bien el proceso de fabricación es artesanal, actualmente tienen procesos que no le dan valor agregado al producto y están más automatizados. “Eso nos permite poder hacer más cantidad y llegar a otros lugares”, agrega.

En Infantozzi no venden nada para nena ni para varón, intentan que todo sea neutro y lo más abierto posible. También importan y compran productos que ya existían en el mercado, con el fin de abarcar todo lo que su público necesite y sea de buena calidad. “No se vende una tijera que no corta, probamos si los colores pintan; no compramos por precio”, dice Nara. La venta de Infantozzi siempre tiene que estar asesorada; “la idea es que haya una relación con el cliente, no vendemos cosas porque sí”, cuentan.

Respecto a las opciones de expansión, los directores de la empresa cuentan que siempre tuvieron la idea de crear franquicias. “Queremos salir al exterior; ya estamos, pero queremos multiplicarnos un poco más. En México estuvimos trabajando y vendiendo directamente a colegios”, cuentan y agregan que ese mercado les resultó interesante ya que las clases empezaban a contra zafra y les permitía darle trabajo de continuidad a la fábrica durante todo el año.

Actualmente, padre e hija cuentan que es imposible ir al supermercado y no pasar por la góndola de escolares. “Miramos qué productos hay, no para la parte de producción sino para ver qué cosas existen”, concluyen.

Gracias a quienes nos acompañan:

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: